Mayo
19
2007
La creencia islámica – los Nombres de Allah 2008 lección (005-100): el Nombre de Allah al-Nasir-1 (el Protector)
Última actualización:2012-07-03
Visitas:2715
Send To A Friend
Send copy to myself
* All Fields Required
Las alabanzas a Allah, Señor de los mundos; y la paz y las bendiciones de Allah sean sobre nuestro Profeta Muhammad, quien creyó en la promesa de Allah y es el digno de confianza. ¡Oh Allah! Sabemos solamente lo que tú nos has enseñado; eres el Omnisciente y el Sapientísimo, ¡Oh Allah! Enséñanos lo que nos sea útil, y ayúdanos a sacar provecho de lo que nos has enseñado; concédenos más sabiduría; revélanos la verdad, y ayúdanos a salvaguardarla; revélanos la maldad y ayúdanos a evitarla. Conviértenos en personas que apliquen lo mejor de Tus enseñanzas, y admítenos por tu misericordia en la compañía de tus nobles siervos.

Uno de los nombres más hermosos de Allah: an-Nasir (el Protector):

El Protector (an-Nasir) se presenta aquí en su grado más alto:

image
 

Queridos hermanos, el nombre de hoy es An-Nasir (el Protector), este nombre se menciona en su forma absoluta; y este ser absoluto tiene dos implicaciones: absoluto en la cantidad y absoluto en la calidad. Ello significa que no importa cuán fuerte sea el enemigo, Allah es el Protector; no importa cuán numerosos sean los enemigos, Allah Todopoderoso es el Protector.




Las aleyas y ahadiz en los que se menciona el nombre an-Nasir:

 

Allah es el Protector contra el enemigo más fuerte, el Protector contra cualquier clase de enemigo. Por ello, este nombre se utiliza en su forma absoluta y está conectado con el nombre al-Maula (con parecido significado, dando la idea de Señor, Dueño) en dos aleyas solamente.

La primera aleya:

"Y si se alejan, sabed que Allah es vuestro Protector y que excelente Protector"

Surah de los Botines de Guerra 8:40

La segunda aleya:

".. y aferraos a Allah. El es vuestro dueño y ¡que excelente Protector!"

Surah de La Peregrinación 22: 76

Los ahadiz:

 

Este nombre ha sido así mismo mencionado en el du’a (súplica) del profeta –que la paz y las bendiciones de Allah sean con él- transmitido por Anas Bin Malik que dijo: “el Profeta solía decir cuando salía de expedición:

"Oh Allah Tú eres mi apoyo y mi auxilio, por Ti inicio mi camino, por Ti he de luchar y combatir"

Narrado por at-Tirmidhi y Abu Daúd

Condiciones para poder vencer:

 

Ninguno de los nombres de Allah es hoy más necesario para los musulmanes que el de an-Nasir, pero la victoria tiene sus condiciones:

La victoria viene de Allah:

image

 

La primera condición es creer que la victoria viene de Allah y cuando los musulmanes creen que la victoria procede de este o de aquel, son presa de una terrible ilusión. Allah Todopoderoso ha dicho:

".. Pero la ayuda victoriosa, sólo viene de Allah…"

Surah de los Botines de Guerra 8:10

"Si Allah os ayuda….no habrá quien pueda con vosotros…"

Surah de la Familia de Imran 3:160

Tipos de Victorias:

1. Victoria meritoria:

 

Si Allah está contigo, ¿quién podrá estar contra ti? Y si está contra ti, entonces, ¿quién podrá estar contigo y ayudarte? Cuando el creyente actúa de forma correcta y obtiene la victoria, los ulama’ han llamado a esta victoria “victoria meritoria”. Este significado viene confirmado por la siguiente aleya:

"Es cierto que Allah os ayudó en Badr, aunque estabais en inferioridad de condiciones"

Surah de Familia de Imran 3: 123

 

Los Compañeros del Profeta se encontraban en inferioridad de condiciones, pero su integridad y su lealtad al tawhid (Unicidad de Allah) merecían la victoria que Allah Todopoderoso les concedió. Allah Todopoderoso ha dicho:

".. Pero la ayuda victoriosa, sólo viene de Allah…"

Surah de los Botines de Guerra 8:10

El precio de la victoria meritoria es la fe y la preparación:

 

Esto significa que la victoria es de Allah, pero tiene un precio. ¿Cuál es el precio de esta victoria? La fe y la preparación:

La fe:

 

La fe que te hace obedecer a Allah, y servirte únicamente de la fuerza disponible.

La primera aleya:

"Era un deber para Nosotros auxiliar a los creyentes".

Sura de los romanos: 46

 

La desaparición del universo es más fácil ante los ojos de Allah que no cumplir con las promesas que ha hecho a los creyentes.

"En verdad, ayudamos a nuestros mensajeros y a los que creían, en la vida de este mundo"

"Allah les ha prometido a los que de vosotros crean y practiquen las acciones rectas que les hará sucesores en la tierra como ya hiciera con sus antepasados y que les reafirmará la práctica de Adoración que tienen, que es la que Él ha querido para ellos y que cambiará su miedo por seguridad... "

Sura de La Luz: 53

La primera condición para lograr la victoria es la fe que conduce a la obediencia en Allah, ya que la fe que no conduce a esa obediencia no vale nada en absoluto.

La preparación:

"Preparad contra ellos todas las fuerzas…"

Sura de los botines de guerra: 61

 La misericordia de Allah se muestra cuando nos pide que nos preparemos con aquello que tengamos a nuestra disposición, y no con lo mismo que tiene el enemigo, ya que hoy, eso sería imposible.

 

Cuando mi fe me hace obedecer a Allah, y me preparo con las armas disponibles que tengo contra mis enemigos, entonces estoy pagando el precio de la victoria. Si no se paga el precio de la victoria, la victoria será imposible. Y esta es la amarga verdad que es mil veces mejor que la ilusoria comodidad. Por lo tanto, la victoria es de Allah, y tiene un precio, este precio consta de dos elementos: la fe y la preparación.

 Si creemos y no nos preparamos convenientemente para la lucha, no venceremos; y si nos preparamos pero no creemos, tampoco venceremos; por ello se ha dicho: “la fe y la preparación son dos condiciones imprescindibles;” y una es consecuencia y condición de la otra; cada una de ellas es esencial y no basta por sí sola. Si no se logra reunir estas dos condiciones, no se logrará la victoria.

 Cuando nos relacionamos con Allah de acuerdo a las reglas del Qur’an, cosechamos sus frutos. Pero si tratamos con Allah de forma inadecuada y ambigua, y no pagamos el precio de la victoria, no venceremos, pues la victoria es de Allah y tiene un precio que es la fe y la preparación; pero, ¿qué tipo de fe? Todo el mundo pretende ser creyente. Nos estamos refiriendo aquí a la fe que se traduce en integridad y que te hace obedecer a Allah. Por ello deberíamos preguntarnos: “¿Por qué los musulmanes no vencieron en Uhud?” Porque no obedecieron al Mensajero de Allah. Si hubieran vencido, se abría deteriorado la obediencia al Profeta (s.a.s).

 Y de la misma forma, podríamos preguntarnos: “¿Por qué los musulmanes no vencieron en Hunain?” En Uhud desobedecieron, y en Hunain cayeron en un tipo de shirk, pues dijeron: “No podrá derrotarnos este pequeño ejército”. Así pues, la derrota vino en Uhud a causa del comportamiento, y en Hunain por motivo de la creencia. Allah Todopoderoso ha dicho:

image

“Allah os ha ayudado en numerosas ocasiones. Y en el día de Hunay, cuando os asombraba vuestro gran número, y sin embargo no os sirvió de nada. La tierra, a pesar de su amplitud, se os hico estrecha y luego, dando la espalda, os volvisteis.”

Sura Tawba: 25

Dos importantes lecciones que podemos sacar de las batallas de Uhud y Hunain:

 De las batallas de Uhud y Hunain podemos sacar dos importantes lecciones: la primera es que cuando dices: "Allah", Allah Todopoderoso Se hace cargo de ti; y cuando dices: "yo", Allah te abandona. Necesitamos esta lección todos los días, incluso cada hora; si dices: “yo, mi conocimiento y mi especialización que muy poca gente tiene, mi experiencia acumulada, mi dinero, y mis honorables antepasados”, Allah te abandonará. Estés donde estés no digas nunca: “yo”, ya que es una palabra destructiva, di: “Allah”. En tu matrimonio, en el trabajo, en tu casa, y en tu negocio. Cuando te encuentres cara a cara con tu enemigo, si dices: "Allah", Allah te ayudará, pero si dices: "yo", te abandona. ¡Qué importante es esta distinción en la comprensión de lo que está pasando en el mundo de hoy!

 Por lo tanto, cuando nos encontremos satisfechos con nosotros mismos, Allah nos abandonará.

 "La persona que se refugia en Mí, y conozco su intención, lo que está en los cielos y en la tierra maquinará contra él, en cambio Yo le haré que encuentre una salida. La persona que no se refugia en Mí sino en los demás, y conozco su intención, haré que la tierra se abra bajo sus pies y le cortaré la provisión."

 Por lo tanto, queridos hermanos, la victoria es de Allah, y tiene un precio; si no pagamos el precio, no podremos saborear la victoria, y esa es la amarga verdad que es mil veces mejor que el ilusorio bienestar. La primera victoria es la victoria meritoria; es cuando pagamos su precio con una fe que se traduce en un correcto comportamiento, que nos lleva a realizar actos halal y a abandonar los actos haram, a aplicar las órdenes de Allah, a estar donde Allah nos ha ordenado, y a evitar los lugares que nos ha prohibido; y pagamos su precio también preparándonos con los medios que tengamos disponible.

 Por lo tanto, confiar en Allah sin realizar los preparativos necesarios, es un tipo de desobediencia; por ejemplo, cuando dices: “¡Oh Señor, me refugio en Ti!” En cambio no haces nada para evitar el problema.

‘Umar se encontró con un hombre que tiraba de un camello enfermo. Le preguntó: "¿Qué haces para curar a tu camello, hermano?" El hombre contestó: "Hago suplicas para que Allah lo cure". Umar replicó: "Pon alquitrán a tu camello mientras suplicas".

Así mismo, ‘Umar vio gente mendigando durante el Hajj, y les dijo:

"¿Quién sois?" Contestaron: "Somos los que confían en Allah". ‘Umar replicó: "Habéis mentido, vosotros sois los necesitados, los que confían en Allah son los que siembran una semilla en la tierra y luego se confían en Allah."

Y el Profeta –que la paz y las bendiciones de Allah sean con él, dijo:

"Allah no auxilia a la persona perezosa; debes esforzarte, y si te sientes abrumado, di: "Allah me basta, y Él es el mejor de los sostenedores"

Narrado por Abu Daúd de Auf Bin Mlik

 Cuando nos resignamos y decimos: “No hay nada que hacer, estamos acabados,” estamos utilizando palabras que denotan la debilidad de nuestra fe, palabras propias de ignorantes, pues Allah existe:

"Era un deber para Nosotros auxiliar a los creyentes".

Sura de los Romanos: 46

 Es más fácil ante Allah hacer que desaparezca el universo que no cumplir con las promesas que ha hecho a los creyentes. Allah existe, Allah es el Hacedor.

"Fuera de Él no tienen quien les proteja y a nadie hace copartícipe en Su juicio"

Sura de La Caverna: 26

"De Él proceden todas las órdenes, así pues, adórale y confíate a Él. Tu Señor no está inadvertido de lo que hacéis"

Sura de Hud: 123

"Él es Quien es Dios en el cielo y es Dios en la tierra, y es el Sabio, el Conocedor."

Sura de Los dorados: 84

 Son aleyas del tawhid. Los siervos de Allah nunca han aprendido nada mejor que el tawhid.

2. Victoria concedida como un favor:

 Por lo tanto, la primera victoria es la victoria meritoria; cuando se paga su precio con la creencia en Allah, obedeciéndole, y preparando la fuerza disponible.

 Hay otro tipo de victoria que los ulama’ han llamado “la victoria concedida como un favor.” Encontramos su prueba en la siguiente aleya:

"…Los romanos han sido vencidos en la tierra más baja. Pero ellos, a pesar de su derrota, vencerán dentro de algunos años. El mandato pertenece a Allah antes y después. Ese día se alegarán los creyentes. Por el auxilio de Allah. El auxilia a quien quiere y El es el Conocedor, el Compasivo"

Sura de los Romanos: 2-4

 Esta afirmación es milagrosa. Después de que se inventara el rayo láser, se hizo posible medir las distancias con gran precisión, incluso la distancia entre la tierra y la luna, los valles y las simas. Y utilizando el rayo láser fue como se descubrió que el punto más bajo de la tierra se encuentra en Palestina, en el Valle del Jordán. Por otro lado, las narraciones históricas confirman que esa batalla tuvo lugar en Palestina. Al respecto, Allah Todopoderoso ha dicho:

"…Los romanos han sido vencidos en la tierra más baja. Pero ellos, a pesar de su derrota, vencerán dentro de algunos años. El mandato pertenece a Allah antes y después. Ese día se alegarán los creyentes. Por el auxilio de Allah. El auxilia a quien quiere y Él es el Conocedor, el Compasivo"

Sura de los Romanos: 2-4

 Los romanos eran gente del Libro, y la gente del libro es politeísta, y a pesar de ello, vencieron; su victoria no era meritoria sino concedida por Allah como un favor. En nuestros actos de adoración decimos: “Señor, si no merecemos la victoria meritoria concédenos la victoria como parte de Tu favor.” Esto significa que los que han logrado la victoria no son como debieran ser, pero la sabiduría de Allah ha hecho que vencieran, y Allah llevó la alegría a los Compañeros del Profeta, que eran los mejores hombres, la elite, por la victoria de los romanos contra los persas.

"…Los romanos han sido vencidos en la tierra más baja. Pero ellos, a pesar de su derrota, vencerán dentro de algunos años. El mandato pertenece a Allah antes y después. Ese día se alegarán los creyentes. Por el auxilio de Allah. El auxilia a quien quiere y Él es el Conocedor, el Compasivo"

Sura de los Romanos: 2-4

image
 Esa es la victoria concedida como favor. Si un grupo no es como debería ser, e incluso así ha logrado la victoria contra los kuffar y contra los enemigos de Allah, los creyentes deberían alegrarse por ello.








3. La victoria basada en mantenerse firme en la creencia:

 Hay un tercer tipo de victoria, La victoria basada en mantenerse firme en la creencia:

"! Que mueran los dueños del foso! El fuego bien alimentado. Cuando ellos estaban a su alrededor sentados. Y eran testigos de lo que hacían con los creyentes."

Sura de las Constelaciones: 4-7

 Hagamos la siguiente pregunta: ¿La gente del foso logró la victoria? En términos mundanos diremos que no obtuvieron victoria alguna, pero basándonos en principios divinos diremos que lograron la victoria, ya que se mantuvieron firmes en su creencia en Allah.

 A propósito, recordemos la anécdota de Musailamah “el mentiroso” con dos Compañeros a los que había hecho prisioneros; dijo al primero:

 "¿Atestiguas que yo soy el mensajero de Allah?" Contestó: "No he oído una cosa así". Entonces lo mató, y preguntó al segundo: "¿Atestiguas que yo soy el mensajero de Allah?" Éste replico: "Sí, atestiguo que eres el mensajero de Allah".

 Ahora escuchad lo que el Profeta – que la paz y las bendiciones de Allah sean con él- comentó al respecto: "En cuanto al primero, honró el Din de Allah, y por ello Allah le ha honrado a él.

  El profeta –que la paz y las bendiciones de Allah sean con él- consideró que el Compañero que había sido asesinado había salido vencedor porque se mantuvo firme en su creencia. Otro ejemplo de este tipo de victoria es el de Mashita (la mujer que peinaba el cabello de la hija del Faraón). Cuando se le cayó el peine de la mano, exclamó: “¡Oh! Allah”. La hija del faraón replicó enfadada: "¿Acaso Tienes un Señor a parte de mi padre?" Respondió: "Allah es mi Señor, el Señor de tu padre y tu Señor". La niña le contó lo sucedió a Faraón. Éste mandó traer una enorme olla de cobre, la llenó de aceite y la puso al fuego Cuando estuvo hirviendo mando traer a sus cinco hijos. Tomó al primero y preguntó a su madre: "¿Tienes un Señor a parte de mí?" Contestó: "Allah es mi Señor y tu Señor", entonces arrojó al niño a la olla y enseguida sus huesos se despegaron de la carne y salieron a la superficie; después tomó al segundo y le hizo la misma pregunta: "¿Tienes un Señor a parte de mí?" Contestó: "Allah es mi Señor y tu Señor", entonces arrojó al segundo niño al aceite hervido, y lo mismo hizo con el tercero y con el cuarto; el quinto era un bebé, cuando el Faraón le preguntó: "¿Tienes un Señor a parte de mí?" ella guardó silencio, según lo narrado en los hadices Sahih. Entonces Allah hizo que hablara el niño: "No temas, oh madre, pues estás en el camino recto", y Faraón lo arrojó al aceite, y luego arrojó a la madre también. Esa mujer consiguió la victoria manteniéndose firme en su creencia.

El Profeta –que la paz y las bendiciones de Allah sean con él- durante el viaje del Isra' y al-Mi'raj sintió un olor que nunca antes había sentido, dijo: “¡Oh Jibril! ¿Qué es esta deliciosa fragancia? Contestó: "Es el olor de la mujer que peinaba al pelo de la hija de Faraón".

 Si mueres como creyente, para muchos no habrás logrado la victoria en el sentido literal de la palabra, pero en realidad si la habrás logrado al haberte mantenido firme en tu creencia. Y esta es la recompensa para aquellos que fueron asesinados por mantenerse en el camino recto.

 El profeta dijo en una ocasión: “El primero ha honrado el Din de Allah, y Allah le ha honrado a él. En cambio el segundo sintió miedo, y ello le obligó a decir: "Atestiguo que tú eres el mensajero de Allah".

¡Oh Allah! ¡Qué grande es Tu Din!

 En cuanto al segundo, aceptó la rujsa (el permiso de Allah para hacer algo en contra del Din). Allah no nos exige lo que supere nuestras posibilidades, si Mashita hubiera dicho: "Tú eres mi Señor", no habría cometido falta alguna, pero si todos los creyentes tomasen las rujsas (los permisos de Allah para hacer algo en contra del Din), no habría ningún acto heroico en el Islam. El Imam Ahmad bin Hanbal no aceptó decir que el Qur’an era una creación, y por ello fue encarcelado y torturado.

 La Umma (la nación de Muhammad) necesita que alguien page el alto precio de mantenerse firme en su creencia; si cada uno de nosotros se aferrase a las rujsas, no habría heroísmo en absoluto.

Hay un tipo de vitoria que está basada en mantenerse firme en la creencia;

morir defendiendo tu creencia sin ningún tipo de negociación.

 Una vez que me encontraba en Turquía, y mencioné esta historia, añadí: "En cuanto al primero, se le dieron cien mil dólares, pero al segundo se le dieron cien mil liras turcas". El segundo no obtendrá la misma recompensa que el primero, ya que el primero sacrificó su vida por defender su creencia. Ante los ojos de Allah Todopoderoso todo tiene un precio.

image
 Queridos hermanos, podemos sacar la siguiente lección de las batallas de Badr y Hunayn: que debemos decir “Allah Todopoderoso es quien se hace cargo de nosotros”, pues si dices “yo”, Allah te abandonará. Necesitamos repetirnos esta lección cada día, cada hora, en nuestros hogares, en nuestros negocios, y en la confrontación con nuestros enemigos; di: "Allah", y Él cuidará de ti.

".. Dijeron los compañeros de Musa:" hemos sido alcanzados. Dijo: "No, mi Señor está conmigo y Él me guiará"

Sura de Los Poetas: 61-62

Las historias del Qur’an son leyes válidas para todo tiempo y lugar:

 No hay escapatoria, faraón está detrás de ellos y el mar delante. Faraón con toda su tiranía, con su malicia, su mezquindad y con todo su poder está detrás de ellos, y delante está el mar.

".. Dijeron los compañeros de Musa:" hemos sido alcanzados. Dijo: "No, mi Señor está conmigo y Él me guiará"

Sura de Los Poetas: 61-62

 Por lo tanto, Allah Todopoderoso convierte las historias del Qur’an en leyes. Cuando el Profeta Yunus estaba en el vientre de la ballena:

"… Así en las tinieblas: No hay dios sino Tú, Gloria a Ti. Verdaderamente he sido de los injustos. Y le respondimos y le liberamos de la angustia. Así, es como salvamos a los creyentes."

Sura de Los Profetas 87-88

 A modo de conclusión diremos que el primer tipo de victoria es la victoria meritoria; el segundo, es la victoria concedida como favor; y el tercero es la victoria basada en mantenerse firme en la creencia. Allah dará la victoria a quien se aferre a su creencia.

No hay motivo para la frustración si confiamos en Allah:

image
 Digámoslo de nuevo:

"Quien piense que Allah no va a ayudarle en esta vida y en la Última…."

Sura de La Peregrinación 15

 Está muy equivocado quien piense que Allah no le va a ayudar, y esta forma de pensar le conducirá a la frustración y a tener una mala opinión de Allah.

"… a los asociadores y a las asociadoras que piensan mal de Allah. Sobre ellos se cernirá el mal".

Sura de La Conquista: 6

 Francamente os digo lo siguiente: muchos musulmanes han caído en la frustración y en la desesperación. Esto nos hace entender que hay dos pruebas a superar; la primera, cuando Allah fortalece al kafir hasta que los creyentes con una fe débil dicen: “¿Dónde está Allah?” Y la segunda, cuando Allah muestra Sus signos hasta que el kafir dice: (la ilaha illa llah) “No hay dios excepto Allah.”

 Ahora estamos en la primera prueba, que es la más difícil, ya que la otra parte es muy fuerte y arrogante, y hace lo que dice; por ello, algunos creyentes ven cómo se debilita su fe:

"No desfallezcáis ni os apenéis, porque, si sois creyentes, seréis superiores."

Sura de la Familia de Imran: 139

 Por lo tanto la victoria meritoria, la victoria concedida como un favor, la victoria basada en mantenerse firme en la creencia, y el tema de Badr y Hunayn, son lecciones muy importantes. Cuando dices: “Allah” Él cuida de ti, pero cuando dices: “yo”, Él te abandona.

 Y de nuevo tenemos el tema de Uhud y Hunain. En Uhud la falta está relacionada con el comportamiento, mientras que en Hunain está relacionada con un shirk oculto.

 El Profeta y sus Compañeros no lograron la victoria porque dijeron: "No vamos a ser derrotados porque somos más que ellos.”

 Estas son algunas aclaraciones sobre el tema de los diferentes tipos de victorias. Y hemos hablado de ello porque Allah Todopoderoso es An-Nasir, y no hay Protector excepto Él.

"¡Vosotros que creéis! Si ayudáis a Allah, Él os ayudará a vosotros y dará firmeza a vuestros pies."

Sura de Muhammad: 7

 Lo que significa que la fe es el precio de la victoria, la fe que conduce a obedecer a Allah y a preparar la fuerza disponible.

Translation  : Abdo Alhalabi
Edited by      : Abu Bakr Gallego