Marzo
03
2002
La Creencia islámica- misceláneas –lección 23: la posición del discapacitado entre los musulmanes.
Última actualización:2012-07-22
Visitas:3160
Send To A Friend
Send copy to myself
* All Fields Required
Las alabanzas a Allah, Señor de los mundos; y la paz y las bendiciones de Allah sean sobre nuestro Profeta Muhammad, quien creyó en la promesa de Allah y es el digno de confianza. ¡Oh Allah! Sabemos solamente lo que tú nos has enseñado; eres el Omnisciente y el Sapientísimo, ¡Oh Allah! Enséñanos lo que nos sea útil, y ayúdanos a sacar provecho de lo que nos has enseñado; concédenos más sabiduría; revélanos la verdad, y ayúdanos a salvaguardarla; revélanos la maldad y ayúdanos a evitarla. Conviértenos en personas que apliquen lo mejor de Tus enseñanzas, y admítenos por tu misericordia en la compañía de tus nobles siervos.

Una de las enfermedades del corazón es albergar conceptos preconcebidos:

 Queridos hermanos, alguien que conozco, y que ha sido puesto a prueba con la enfermedad, me pidió que hablara en la lección del domingo sobre la posición del discapacitado entre los musulmanes, un tema muy delicado. Empezaré diciendo que el corazón enferma, y una de esas enfermedades es el error en la comprensión, es decir, creer en algo que es distinto a la realidad, o incompatible con la ley de Allah. AllahTodopoderoso ha dicho:

"Sin embargo el hombre cuando su Señor lo pone a prueba honrándolo y favoreciéndolo, dice: He sido honrado por Mi Señor."
Sura de La Aurora:15

image

 Pero Allah responde con una negación:
"¡Pero no!"

 De esta forma, AllahTodopoderoso afirma el verdadero significado de Sus palabras. De esta manera, el rico imagina que Allah le ama por el mucho dinero que le ha dado, pero olvida que Allah le dio mucho más a Karun, tanta riqueza que incluso siete hombres no podían llevar las llaves de los cofres donde guardaba su inmensa riqueza. Y de la misma forma, les dio a Uzmán y a Abdurrahmán Ibn 'Auf abundantes bienes. ¿Podemos entonces concluir que la riqueza es la prueba de que Allah ha honrado a uno de Sus siervos? Sí, en caso de que se gaste obedeciendo las órdenes de Allah.

"Sin embargo el hombre cuando su Señor lo pone a prueba honrándolo y favoreciéndolo, dice: He sido honrado por Mi Señor."
Sura de La Aurora:15

La riqueza no es la prueba de haber recibido el amor de Allah:

 La gente común dice a veces auténticas necedades: "Si Allah ama a alguien le hace ver la grandeza de Su reino.” Es decir, si alguien coge un avión y viaja a los grandes centros turísticos, donde comete todo tipo de pecados, ¿significa ello que Allah le ama? Qué idea tan necia. El maestro de la creación – que la paz y las bendiciones de Allah sean con él-, el amado de Allah, nunca fue más allá de Damasco, Mekka y de Medina, ni visitó las grandes urbes de su tiempo, a pesar de ser el maestro de la creación, el amado de Allah.

 En primer lugar vemos que hay un error de apreciación al pensar que si Allah concede a alguien abundantes bienes en esta vida, ello significa que le ama. Quizás le ame, pero no porque le haya dado muchas riquezas. Teniendo en cuenta que Allah da el bienestar material a quien ama y a quien no ama, no podemos considerarlo como un criterio de amor. Allah otorgó grandes riquezas a Ibn 'Auf, y a Uzmán, y también a Karun; ello quiere decir, que el dinero no es en absoluto un criterio del amor divino. El Profeta era muy pobre, y muchos incrédulos lo son; por lo tanto, la pobreza tampoco es un criterio a la hora de juzgar la posición de una persona ante Allah. Sin embargo, de una manera superficial, muchos creen que si son ricos es porque Allah les ama, y si son pobres significa que Allah no les ama:

"Sin embargo el hombre cuando su Señor lo pone a prueba honrándolo y favoreciéndolo, dice: He sido honrado por Mi Señor."
Sura de La Aurora:15

 El hombre imagina lo que no sabe y dice:
"Pero cuando lo pone a prueba restringiéndole la provisión, dice: Mi Señor me ha abandonado".
Sura de La Aurora:15

La fortuna no es ni maldición ni bendición, sino que depende de cómo se utilice:

 Allah Todopoderoso responde:
"¡Pero no!”
Sura de La Aurora:17

image

 Allah dice que Su dar no significa honra, ni Su restringir rechazo; antes bien, Su dar es una prueba y Su restricción un remedio. ¿Podemos, entonces, seguir diciendo que la riqueza es bendición? En absoluto, ¿o que es una maldición? Tampoco. ¿Qué es entonces? Ni bendición, ni maldición.
 Por ejemplo, tu mujer será una bendición si se preocupa de que obedezcas las ordenas de Allah, si es obediente, te agrada cuando la miras, protege tu honor cuando estás ausente, te obedece cuando le pides algo, no te exige más de lo que puedas darle, ni te lleva a cometer pecados para satisfacer sus caprichos; pero será una maldición si sólo busca satisfacer sus deseos sin importarle el Din, y si te incita a adquirir dinero por medios ilícitos para satisfacer su gula.

 Continuando con otro ejemplo, si utilizamos la inteligencia para sembrar la discordia entre la gente, adquirir fraudulentamente su dinero y engañarla, será una maldición; pero si se utiliza para que las personas conozcan a su Señor, será una bendición. El atractivo físico, si se utiliza como un elemento positivo en la sociedad, será una bendición; pero si nos servimos de él para seducir a las mujeres, será una maldición.
 Todo lo que Allah nos concede es una bendición si lo utilizamos para el bien y para satisfacer a nuestro Señor; pero será una maldición si lo utilizamos para trasgredir los límites de Allah.

 Un ejemplo más claro todavía lo tenemos en el dinero: Hace unos años nos invitaron a la inauguración de un masjid (mezquita) en la zona de Ya'afour. Quien la había mandado construir hizo una gran obra, una casa para adorar a Allah; invitaron a los Ulama' de Damasco. Todos hablaron y después nos saludamos y celebramos que se hubiera construido otro lugar de adoración a Allah. Al despedirnos, sentí que esa mezquita estaba bendecida, y que el espíritu de su donante crecía con esta obra bien hecha. Salí del masjid y vi que al otro lado de la calle había un club donde se cometían toda clases de pecados que uno pueda imaginar. También allí había mucho dinero gastado.
 Por ello, antes de nada debemos entender que la fortuna no es ni bendición ni maldición, sino que depende de cómo la gastemos; si la gastamos en la obediencia a Allah, será una bendición; pero si la gastamos para cometer pecados, será una maldición.
 Volvamos a la aleya que dice:

"Sin embargo el hombre cuando su Señor lo pone a prueba honrándolo y favoreciéndolo, dice: He sido honrado por Mi Señor. (15) Pero cuando lo pone a prueba restringiéndole la provisión, dice: Mi Señor me ha abandonado"
Sura de La Aurora:16

La riqueza en esta vida ha sido distribuida como una prueba,

y se distribuirá en la Otra Vida como recompensa:

image

 Allah dice que Su dar no significa honra, ni Su restringir rechazo; antes bien, Su dar es una prueba y Su restricción un remedio. Si alguien tiene un problema de salud, social, económico, familiar o psicológico, esto no quiere decir que dicho problema no sea una bendición de Allah, ni tampoco que no sea una humillación; ante todo es una prueba, una medicina, que le acerca más a Allah Todopoderoso. Por ello, la peor enfermedad del corazón es albergar conceptos preconcebidos sin ninguna base real, es tener una creencia errónea.

 Si Allah Todopoderoso pone a prueba a alguien, con algún tipo de deficiencia, con la salud, con el dinero, con el matrimonio, con algún problema laboral, en la casa, con su familia, con sus hijos… eso no quiere decir que Allah le haya abandonado ni que sea una maldición, sino que es un remedio y una medicina para acercarle más a Él. Esta vida es una continua prueba, y no hay mejor descripción de ella.

 Las fortunas en esta vida se han distribuido como una prueba, y serán distribuidas en la Otra Vida como recompensa. Estoy empleando palabras muy precisas e importantes. Si estudias en la universidad, tendrás una serie de asignaturas. ¿Cuál será la materia de examen? ¿Quieres que te diga la materia de examen para los creyentes en esta vida? De las riquezas de este mundo tú no posee absolutamente nada, no son sino materia de examen con Allah. Se te pedirán cuentas de lo que te fue concedido y de lo que te fue retenido.

 De ahí las suplicas del Profeta –que la paz y las bendiciones de Allah sean con él. Abdullah bin Yazid Al-Jatmy al-Ansari Nos ha transmitido que el Mensajero de Allah –que la paz y las bendiciones de Allah sean con él- solía decir en sus salawat:

"Oh Allah, Concédeme amarte y amar a aquel de quien me beneficie de su amor; Oh Allah, dame de lo que me gusta, y házmelo una fuerza para hacer lo que Te guste; Oh Allah, de lo que me has excluido que me gusta házmelo un motivo para adorarte, para hacer lo que Te agrade."
Narrado por al-Tirmidhi de 'Abd Allah ibn Yazid al-Ansari

Allah recompensa a quien le ha menguado la salud acercándole a Él

y dándole el éxito en la vida:

 El ser humano tiene la ambición de conseguir algo que esta fuera de su alcance y sufre toda su vida a causa de ello; por ejemplo, alguien jura por Allah que no ha tenido éxito con su mujer.

 En esta vida hay personas que maldicen su suerte, pero Allah conoce su frágil naturaleza; si hubiera tenido una mujer como la que él deseaba, la habría adorado a ella en vez de Allah, le habría obedecido olvidando las ordenes de Allah, y habría adquirido dinero por medios ilícitos para satisfacerla.

Sigamos las palabras del Imam al-Ghazali y tomémoslas como lema:

   No hay nada mejor que lo que se te ha dado, y lo que tienes ahora es la perfección de todo.   image

  

 Permitidme que os ponga un ejemplo del mundo del automóvil: que no haya una zona de pasajeros en los camiones se considera una perfección, porque su misión consiste en cargar mercancías. Posee un pequeño habitáculo para el conductor y su ayudante, y la zona más grande se usa para meter las mercancías; por lo tanto, la falta de una zona de pasajeros es una perfección. Por otro lado tenemos un vehículo de transporte de pasajeros, la zona más grande está destinada a los pasajeros y lo que queda de espacio se utiliza para los equipajes.
 Un tercer tipo de vehículos son los coches de carreras donde la zona más grande es la del motor, los dos tercios del espacio aproximadamente, y el resto del espacio está destinado al conductor, y esta distribución se considera perfecta.
 En otras palabras, a veces la imperfección en algo se considera perfección. A veces, la falta de dinero y de salud es perfección.
Dice Allah en un hadiz qudsi:

"O siervo Mío, estuve enfermo y no me visitaste”. Contestó “¿cómo podía haberte visitado si eres el Señor de los Mundos?” Dijo: Mi siervo fulano enfermó y no le visitaste. ¿Acaso no sabías que si le hubieras visitado me habrías encontrado junto a él?".

 Allah el Altísimo mengua la salud de alguien pero le compensa acercándole a Él, dándole el éxito, seguridad, comodidad y honra.


Allah nos ha enseñado algo muy importante:

"Sin embargo el hombre cuando su Señor lo pone a prueba honrándole y favoreciéndole, dice: He sido honrado por Mi Señor. Pero cuando lo pone a prueba restringiéndole la provisión, dice: Mi Señor me ha abandonado. ¡Pero no!"
Sura de La Aurora:16

 La riqueza en esta vida ha sido distribuida como una prueba, y en la Otra Vida como recompensa.

La posición en esta vida es temporal y la posición en la Última Vida es todo:

image

 La posición en esta vida es temporal y está ligada a los latidos del corazón; si se paran, se acaba la vida; y está ligada al diámetro de la arteria aorta, si se bloquea se acaba la vida; y a la fluidez de la sangre, si se congela se acaba la vida; y al crecimiento de las células, si crecen irregularmente se acaba la vida. La posición en esta vida es temporal. Allah el Altísimo ha dicho:

"Cuando olvidaron lo que se les había recordado, les abrimos las puertas de todas las cosas"
Sura de los Rebaños:44

 La posición en esta vida es temporal y puede significar lo contrario de lo que parece. Por otra lado, la posición en la Otra Vida es eterna y significa todo, significa que ocupamos la posición más elevada ante Allah, que hemos llegado a un lugar de reposo verdadero, junto a un Señor Todopoderoso.
 Por ello, las fortunas en esta vida se han distribuido como una prueba, y serán distribuidas en la Otra Vida como recompensa. Os daré un ejemplo: Tenemos dos hombres que han vivido sesenta años; el primero ganaba cuatro mil liras de sueldo, tenía ocho hijos y vivía de alquiler, ¿cómo sería su vida? El otro poseía una fortuna de ochenta y tres millones de dólares. Después de morir, si el pobre hubiera aprobado el examine de la pobreza y el rico hubiera suspendido el examen de la riqueza, uno entraría en Janna (el paraíso) y allí viviría eternamente, y el otro entraría en el Nar (el infierno) y allí moraría eternamente. Por ello decimos que las fortunas ha sido distribuidas en esta vida como una prueba.

 Queridos hermanos, cuando hablo de los ricos despectivamente juro que me refiero a aquellos pecadores que viven alejados del camino de Allah. Juro que si un rico creyente desea la riqueza para solucionar los problemas de la gente, Allah le dará cada vez más y ello será para él una gran bendición. La riqueza es fuerza en la vida como lo es la ciencia y el poder.


Allah ama más al creyente fuerte que al creyente débil:

 Abu Salem nos ha transmitido que el Profeta –que la paz y las bendiciones de Allah sean con él- dijo:

"Se permite la envidia solo en dos casos: un hombre que ha aprendido el Qur'an de memoria y lo recita día y noche y otro que tiene mucho dinero y da a los demás día y noche."

El rico y el 'alim (erudito) son dos de los pilares de esta existencia:

image

 Una vez asistí a la ceremonia de clausura de un concurso de memorización del Sagrado Qur'an, y el que habló en último lugar hizo llorar a la gente que estaba allí reunida, dijo: “Doy las gracias a estos jóvenes estudiantes que han acudido para aprender el Sagrado Qur'an, y que son los validos de Janna (el paraíso), a los maestros que han trabajado duramente para educarles y aclararles las reglas del Qur'an, y a los ‘ulamah que sabiamente han actuado de jueces; así mismo, doy las gracias a las personas pudientes que se han ofrecido para pagar a cada uno de los que han aprobado, una visita a Mekka y diez mil libras.” Terminó diciendo que el dinero es el hermano del Espíritu.

 Puedes acercarte a Allah con tu conocimiento, con tu dinero y con tu posición social, si reconoces la verdad como verdad y la falsedad como falsedad. Por ello, cuando hablo de los ricos despectivamente sólo me refiero al rico corrupto, ignorante, orgulloso y arrogante, que cuando gasta su dinero lo hace con orgullo y presunción, y cuando lo guarda lo guarda por tacañería y avaricia. Cuando me refiero a los ricos despectivamente solo me refiero a aquellos que están errados, desorientados y rebeldes a las órdenes de Allah. El creyente desea la riqueza por su humildad, por su generosidad y su misericordia hacia los demás; desea la pobreza de los pobres por su orgullo y sentido del honor, por eso amas a aquel que con escasos ingresos tiene buen corazón. Decir creyente es suficiente y no implica ningún sobreentendido, pero si decimos rico nos viene a la mente la gente corrupta y pecadora. Un rico que agradece las bendiciones que Allah le ha dado no recibirá menos recompensa que un pobre paciente; dijo Ibin Auf :
"cuando doy 100 a los pobres por la mañana , Allah me da 1000 por la noche."
 El rico y el sabio son pilares fundamentales de la existencia en este mundo.

 Dijo el Imam Ali -que Allah esté complacido con él-:
"hay cuatro tipos de hombres que dan firmeza al din y a la vida de este mundo: un sabio que utiliza su conocimiento, la persona iletrada que busca sin cesar el conocimiento, un rico que no es tacaño con su dinero y un pobre que no vende la Otra vida por la vida de este mundo. Si el sabio deja de utilizar su conocimiento, el iltrado dejará de aprender; si el rico se hace avaro con su dinero, el pobre renunciará a la Otra Vida por esta".

 Había una vez un ateo que llamaba a la gente a entrar en el ateísmo; un día, su hija contrajo una enfermedad incurable, buscó todos los remedios posibles y llamó a todas las puertas, hasta que un amigo le aconsejó que fuera a una mezquita donde había un imam que era un hombre de bien. No le dijo que era ateo, sino sólo que su hija estaba enferma y necesitaba ayuda; durante el jutba dijo el imam: "Hay uno de nuestros hermanos que necesita dinero". Recogieron una gran suma de dinero que le permitió llevar a su hija a un país occidental, y gracias a Allah se curó. Cuando un tiempo más tarde volvió, fue directamente a la mezquita y nunca más dejó de hacer la salah.
 Por lo tanto si el sabio desaprovecha su conocimiento, el iletrado deja de aprender; si el rico es tacaño con su dinero, el pobre cambiará la Otra Vida por ésta.

Otras enfermedades del corazón:

 Hermanos, la gran enfermedad que puede sufrir el corazón es el albergar conceptos preconcebidos sin ninguna base real. Imagina que si Allah le ha dado todo lo bueno de esta vida es porque Allah le ama. Pero no, le amará si obedece sus ordenes; el creyente puede recibir riqueza y también el incrédulo; de la misma forma que el creyente puede ser pobre y el incrédulo también; por lo tanto, eso no es un criterio, es un concepto preconcebido sin ninguna base. Imaginar que si me viene todo lo bueno en la vida es la prueba de que Allah me ama, y si se me viene todo lo malo indica que me ha abandonado, no es correcto. Allah ha dicho:

"Sin embargo el hombre cuando su Señor lo pone a prueba honrándole y favoreciéndole, dice: He sido honrado por Mi Señor. Pero cuando lo pone a prueba restringiéndole la provisión, dice: Mi Señor me ha abandonado. ¡Pero no!"
Sura de la Aurora

 Albergar conceptos preconcebidos sin ninguna base real es la primera enfermedad del corazón; la segunda enfermedad es la conducta errónea, como cuando uno se dice a sí mismo que debe cometer un pecado para satisfacer algún capricho que no agrada a Allah. La tercera enfermedad es cuando un enemigo vence a un musulmán y éste, por albergar conceptos preconcebidos, cree que Allah le ha abandonado y no le ama. Allah Todopoderoso ha dicho:

Y apartará la ira de sus corazones.
Sura del Arrepentimiento:14

 Pensaba que Allah le había abandonado; si tienes esa sensación, es que estás enfermo. El Profeta –que la paz y las bendiciones de Allah sean con él- dijo en una ocasión:
" la cura para el ojo es preguntar". Es decir, no dejes que la duda coloree tu mente, pues eso también es una enfermedad del corazón.
 Y con esto termino esta lección, con las palabras de Allah Todopoderoso:

"El día en que ni la riqueza ni los hijos servirán de nada. (88) Sólo quien venga a Allah con un corazón limpio"
Sura de los Poetas: 89

 El corazón sano y puro es aquel que se ha salvado de los caprichos que le hubieran hecho tomar una conducta errónea; el que se ha salvado de creer en lo que contradice la revelación de Allah; el que se ha salvado de adorara a otro que no sea Allah, y se ha salvado de obedecer otra ley que no sea la de Allah.

La victoria real es mantenerse firme en sus principios:

image

 Hoy en día necesitamos aplicar estas palabras; la victoria no es conquistar una tierra, ni oprimir a un pueblo, ni apropiarse del dinero de los otros fraudulentamente, ni hacerse con los pozos de petróleo del mundo entero, ni humillar a los demás. Ya sé que eso es lo que se considera una victoria según los criterios de este mundo, pero la victoria real es mantenerse firme en sus principios, como los Dueños del Foso, que murieron creyendo, adorando sólo a Allah y obedeciéndole sólo a Él.

 Estos conceptos son muy importantes en nuestras vidas, si los comprendemos, si mantenemos alta la moral, y sentimos que Allah nos acompaña en todo momento. El Profeta –que la paz y las bendiciones de Allah sean con él- probó la pobreza, un día preguntó al entrar en casa: “¿Hay algo para comer? Su esposa Jadilla respondió: “No, no hay nada.” Dijo: “entonces voy a ayunar.” Por Allah, me pregunto si habrá hoy una sola casa musulmana en la que no haya nada para comer. Y también probó la riqueza. En una ocasión, un hombre le preguntó: “¿De quién es este valle? (un valle lleno de ovejas)”, le contestó el Profeta –que la paz y las bendiciones de Allah sean con él- “Es tuyo.” El hombre le dijo: “¿te burlas de mí?” Contestó el Profeta: “No, juro por Allah que es tuyo.” El hombre replicó: “Atestiguo que eres el Mensajero de Allah.”

 Y probó la victoria. Cuando entró en Mekka victorioso entró con la cabeza baja, el extremo de su turbante casi tocaba el cuello de su camello como muestra de modestia ante el poder de Allah. Y probó la opresión en Taif, pero dijo:
"Señor, si tu ira no me incluye no me importa lo que me hayan hecho, para ti las suplicas hasta que estés complacido".
Probó el que se acusara a su esposa de haber cometido adulterio, que no es poco, y nadie de vosotros lo podría soportar. Finalmente, probó la muerte de su hijo, y dijo:
"Los ojos lloran y el corazón se entristece pero solo decimos lo que agrada a nuestro Señor"

Narrado por Anas Ibn Malik,

 Así mismo probó la emigración, el hiyra. Cuando estás en tu país todo es fácil. Conoces a mucha gente y si necesitas cualquier tipo de ayuda, enseguida encuentras a alguien que te eche una mano; pero cuando vas a otro país, no conoces a nadie, por ello, emigrar es desarraigarse de las raíces, y eso es lo probó el Profeta –que la paz y las bendiciones de Allah sean con él. También probó el divorcio de su hija.
 Fijaos en su situación: Se ha divorciado su hija, ha muerto su hijo, y ha tenido que abandonar su casa y su país. Dijo:
"Nadie ha sufrido por la causa de Allah como yo, tuve miedo y nadie ha tenido miedo como yo, han pasado treinta días sin que entrara en mi cuerpo la cantidad de comida que puede mantener la axila de Bilal"

 El Profeta –que la paz y las bendiciones de Allah sean con él- es el mejor ejemplo para nosotros. Necesitamos aprender y aplicar estas lecciones. Allah ha dicho:
"No desfallezcáis ni os apenéis, porque, si sois creyentes, seréis superiores".
Sura de la Familia de Imran:139

"¡Cuántos profetas ha habido a cuyo lado murieron multitud de seguidores y no se desanimaron por lo que les afligía en el camino de Allah ni flaquearon ni buscaron descanso! Allah ama a los pacientes."
Sura de la Familia de Imran:146.

 Pido a Allah Todopoderoso que nos ayude a hacer lo que le complace.
 Y las alabanzas a Allah el Señor de los mundos

Translation  : Abdo Alhalabi
Edited by      : Abu Bakr Gallego