Marzo
19
2010
Jutba del Viernes, nº 1144. 1: La apatía y sus causas. 2: El musulmán es piadoso, filial con su madre,se comporta con bondad todos los días del año y no solo un día.
Última actualización:2013-05-23
Visitas:3476
Send To A Friend
Send copy to myself
* All Fields Required
Las alabanzas a Allah, a Quien alabamos y a Quien pedimos Su ayuda y guía; en Él buscamos refugio del mal que pueda haber en nosotros mismos y en nuestras acciones; a quien Allah guía nadie podrá desviar; y a quien Él desvía, nadie podrá guiar. Testifico que no hay más Dios que Allah, el Uno, sin asociados; declaramos Su poder en contra de quienes lo niegan, y testificamos que nuestro señor Muhammed –que Allah le bendiga y le de la paz– es Su Profeta, señor de la creación y de la humanidad. ¡Oh Allah! Bendice y concédele la paz a nuestro señor Muhammad, a su familia, a sus Compañeros y a la gente de la Casa, los buenos y puros, a los que mantienen viva su llamada, a los portadores de su estandarte, y tennos en tu complacencia a nosotros y a ellos, oh Señor de todos los mundos.

La apatía:

 Queridos hermanos, el tema de esta jutba trata de una enfermedad grave que afecta a cierto número de musulmanes en una época, y a la mayoría de los musulmanes en otra época, o en otras palabras afecta a los que trabajan en el campo de la religión. El nivel inferior de esta enfermedad es ser perezoso, la inacción o dejar de moverse después de haberse movido mucho, y lo peor de todo esto es dejar de hacer algo que solía hacer antes. El nombre de esta enfermedad es la apatía. Las acciones del hombre disminuyen, sus actos de adoración disminuyen y sus obras buenas también.

 Todos sabemos que cuando Abu Bakr Al Sidiq (que Allah esté complacido con él) se encontró con un compañero suyo que estaba llorando, le preguntó: "¡Oh Hanzalah! ¿Por qué lloras?" Respondió: " Hanzalah es un hipócrita verdadero". Abu Bakr le dijo: "¿Por qué oh hermano mío?” Hanzalah dijo: “Cuando estamos con el Mensajero de Allah (que la paz y la bendiciones de Allah sean con él) es como si estuviéramos en el Paraíso, pero una vez que volvemos a casa y comenzamos a cuidar de nuestras mujeres, nuestros hijos, salimos de este estado”. Abu Bakr (que Allah esté complacido con él) dijo modestamente: "Admito que siento lo mismo, vamos a ir a ver al Mensajero de Allah". Se fueron a donde estaba el Profeta -que la paz y las bendiciones de Allah sean con él- y le dijeron lo que habían hablado sobre aquel estado, el Mensajero Profeta -que la paz y las bendiciones de Allah sean con él- dijo: “En cuanto a nosotros, los Profetas, nuestros ojos duermen pero nuestros corazones no, pero vosotros, hermano mío, un tiempo para la vida de este mundo y otro tiempo para los actos de adoración, y si permanecierais en el estado en el que estáis cuando estáis conmigo, los ángeles os saludarían dándoos la mano y os visitarían en vuestras casas”.

El estado de la profecía es actividad continua:

 Es muy claro que la profecía es actividad continua, y el de la fe es una vez tiempo de actividad positiva y otra de apatía. El nafs (el ego) a veces se acerca a lo bueno y otras veces se aleja de ello, cuando esté activa exígele buenas obras pero cuando esté inactiva oblígala a hacer sus deberes exigidos por la shari’a. Esta situación del nafs es normal. A veces es activa, otras veces es inactiva, durante algún tiempo es un nafs brillante y durante otros tiempos se caracteriza por ser apática.

 Por esta razón, Allah Todopoderoso, y Altísimo, elogia a sus ángeles, cuando dice:

(De Él son quienes hay en los cielos y en la tierra; y quienes están a Su lado no dejan, por soberbia, de adorarle ni se cansan.

Glorifican día y noche, sin decaer.)

Sura de Los Profetas, 19-20.

Los síntomas de la apatía:

image

 A partir de aquí surge el tema de este jutba. No se detengan, no se cansen ni dejen de recordar a Allah haciendo dikr, obedeciendo a Allah y realizando los actos de adoración. Lo contrario es la apatía, pero ¿Cuáles son los síntomas de la apatía? Cada enfermedad tiene sus propios síntomas y los síntomas de la apatía son numerosos. Uno de estos síntomas es abandonar el Corán (dejar de recitarlo), dejar de hacer la salat de la noche, el abandono, dejar de hacer dikr y de pedir el perdón de Allah. Dejar de alabar a Allah, y mirar a todo lo que es haram (ilícito). Aquel hombre que padece de esa enfermedad, la apatía antes mencionada, es un caso normal. A veces se caracteriza por una nafs activa en la adoración y otras veces es inactiva. Es un tipo de la apatía, que se menciona en la introducción, es un estado normal, pero el otro tipo de la apatía es el caso del hombre que es como si estuviera atado y de repente está libre de esta atadura Es como si el hombre ha sido liberado de los enlaces o banners, un tipo de apatía que afecta a muchos de los musulmanes.

Las causas de apatía:

1. La debilidad de la creencia en Allah:

 Queridos hermanos, las causas más destacadas de la apatía son:

 En primer lugar, la debilidad de la fe en Allah, así que renovad vuestra fe, ya que la debilidad de la fe es una de las causas de la apatía. Es imposible saborear la dulzura de la fe, y que el Corán brille en tu corazón. Es imposible, después de todo eso renunciar a los requisitos de la fe, ese requisito es la obediencia a Allah. Es algo que llama la atención cuando conoces a Allah y después de ello no Le amas, es algo extraño cuando no Le obedeces.

 La debilidad de la fe en el corazón es una de las causas más serias que causa la apatía o el descuido, la pereza y la lentitud. Entre las causas más graves de la apatía, es abstenerse de hacer el bien, dejar de hacer buenas obras, dejar de obedecer a Allah y de adorarle. Por otro lado, la adoración del Profeta -que la paz y las bendiciones de Allah sean con él- se caracteriza por ser permanente, porque las acciones más amadas por Allah son los se hacen de manera continua aunque sean pocas.

La rectitud del corazón es el fruto de la fe:

 Queridos hermanos, el Señor, Altísimo, dice:

(…El que crea en Allah, habrá guiado su corazón…)

Sura del Desengaño, 11.

 La rectitud del corazón es el fruto de la fe, y así Allah guía tu corazón, tu corazón y los miembros de tu cuerpo serán rectos en sus acciones, ya que el corazón es el miembro rey del cuerpo de manera que si las acciones del rey son rectas las de sus soldados también serán rectas. En cambio si las acciones del rey son malas, las de sus soldados serán lo mismo, tal y como dice Allah Todopoderoso:

(El día en que ni la riqueza ni los hijos servirán de nada.

Sólo quien venga a Allah con un corazón sano.

El Jardín será acercado a los temerosos.)

Sura de Los Poetas, 88-89.

 El corazón sano es el corazón que no desea algo que no complace a Allah, no cree en una anunciación que contradice la Revelación de Allah, no adora a nadie excepto a Allah y no acepta ninguna ley excepto la ley de Allah.

 Se mencionó en los dos Sahih de al-Nazir que el Profeta –que la paz y las bendiciones de Allah sean con él- dijo:

“En el cuerpo humano hay un cuajarón de sangre, si es bueno, todo el cuerpo estará bien, si es corrupto, todo el cuerpo estará corrupto, es el corazón”.

[Hay consenso sobre este hadiz, relatado por Al Numan ibn Al Bashir].

 Abu Hurairah -que Allah esté complacido con él- dijo: "El corazón es el rey de los miembros del cuerpo, y los Yawareh (las demás partes del cuerpo) son sus soldados y su súbditos. Si el rey es bueno, los soldados y los súbditos serán buenos, y si el rey es malo, los soldados y los súbditos serán malos”.

La fe es la fortificación de los yawareh:

 Queridos hermanos, la fe es la fortificación de los yawareh, si se debilita y se holgazanea, se reacciona lentamente, se detiene y se deja de hacer buenas obras. Así pues debes saber el verdadero estado de la creencia que tienes, debes saber bien la verdadera fe que tiene tu corazón, por lo tanto tienes que renovar tu fe, fortalecerla, porque la fe se conoce a través de tus palabras y de tus actos, aumenta y disminuye, aumenta por la obediencia y disminuye por el pecado. Así que si el hombre se está desacelerando, se vuelve perezoso y deja de obedecer a Allah, pues debe reflexionar para mejorar el estado de su corazón, y mejorar el nivel de su fe.

 Abdullah bin Mas'ud -que Allah esté complacido él´- dijo: "Vigila tu corazón en tres lugares: al escuchar el Corán, en las reuniones donde se hace el dikr (aprender el din), en los momentos de soledad, y si no encuentras a tu corazón en estos lugares, pídele a Allah que te dé un corazón, porque no tienes uno."

 ¿Tienes un corazón que palpita en el pecho? Busca en tu corazón, la principal causa es la debilidad de la fe, que es la principal causa de la apatía, la pereza, demorar lo que se debe hacer, alejarse de hacer el bien, todos estos son los que debilitan la fe.

2 La debilidad de la voluntad y de la actividad:

 La segunda causa es la debilidad de la voluntad y de la ansiedad. Ibn al-Qayyim dijo: "Sé que el siervo pasa por niveles para llegar a Allah Todopoderoso, a través de su corazón y de sus ansiedades no a través de su cuerpo. De hecho, la verdadera piedad es la piedad del corazón no la de los miembros del cuerpo".

Allah, el Altísimo dice:

(Así es, y quien sea reverente con los ritos de Allah… ello es parte del temor de los corazones.)

Sura Al Hayy, 32.

 El Profeta -que la paz y las bendiciones de Allah sean con él- señaló a su pecho y dijo:

“La piedad está aquí, La piedad está aquí”.

[Narrado por Muslim de Abu Huraira -que Allah esté complacido con él].

Allah, el Altísimo dice:

(Ni su sangre ni su carne ascienden a Allah, lo que llega a Allah es vuestro temor de Él…)

Sura Al Hayy, 37.

 El Profeta -que la paz y las bendiciones de Allah sean con él- señaló a su pecho y dijo:

“La piedad está aquí, La piedad está aquí”.

[Narrado por Muslim de Abu Huraira -que Allah esté complacido con él].

 Por eso, la aleya que es muy precisa es la palabra de Allah Todopoderoso que dice:

(Quien desee la vida efímera… En ella damos a quien queremos lo que queremos y luego le destinamos a Yahannam donde entrará censurado y despreciado.

Pero quien desee la Última Vida y se afane en su esfuerzo hacia ella siendo creyente… A ésos se les agradecerá su esfuerzo.

A todos damos largueza, a unos y a otros, como parte del favor de tu Señor. El favor de tu Señor no está restringido.)

Sura del Isra, 18-20.

 Un intelectual pronunció esta frase: “La decisión tomada por el hombre sobre su futuro, si es tomada en base a la fe y a la voluntad, los días no le contradecirán”.

La debilidad en la voluntad y en la ansiedad es el motivo más grave:

image

 ¡Queridos hermanos!, Allah Todopoderoso dice:

(Y los adelantados. ¡Oh los adelantados! *Esos serán los que tengan proximidad* en los Jardines del Deleite* Muchos de los primeros* y pocos de los últimos.)

Sura de Lo que ha de ocurrir, 10 -14.

 Ibn Al Qayyim dijo: " Los adelantados en el día del Más Allá en cuanto a la adquisición de la complacencia de Allah en Sus jardines, son los adelantados en la vida de este mundo, en hacer buenas obras y cumplir con las órdenes de Allah, así que los que son adelantados en esta vida serán los adelantados en el la vida del Mas allá".

 La segunda causa es la debilidad de la voluntad. Hay gente que son activos a la hora de recaudar dinero, no duermen de noche o de día, lo único que le importa es reunir dinero. ¿Es algo lícito o ilícito? Hay gente que está dispuesta y es activa en la búsqueda de las placeres de esta vida sin que le importe si es algo lícito o no ese placer, otros tienen el deseo de hacerse una persona famosa aunque sea a través de mentir o del engaño, en cambio, hay otra gente que se preocupa por su nación y por la religión de Allah Todopoderoso. En resumen, la debilidad de la voluntad y de la ansiedad son las dos causas más graves de la apatía en hacer buenas acciones a favor de la religión de Allah Todopoderoso.

3 Menospreciar los pecados pequeños:

 La tercera causa que motiva la apatía es menospreciar los pequeños pecados. Cada vez que ves un pecado como pequeño, se convierte ante los ojos de Allah en un pecado grande, y cuando ves los pecados como grandes se convierten para Allah en pequeños. No es el pecado pequeño si se insiste en hacerlo y no hay pecado grande si se pide el perdón. El Profeta –que la paz y las bendiciones de Allah sean con él- dijo:

“Cuidado con los pecados menores, ya que pueden causar la pérdida de una persona si se acumulan”.

[Narrado por Ahmad y Al Tabarani de Sahl Ibn Sa’d].

 Una gran cantidad de musulmanes no matan, ni roban, ni tienen relaciones ilícitas, así pues ¿Qué es lo que les ha velado de Allah? Son estos pecados pequeños, que se acumulan en el hombre hasta que le destruyen.

 Es como una camino de sesenta metros de ancho, y vas conduciendo tu coche por el medio de este camino, un pecado menor sería que movieras el volante un centímetro. Si te mantuvieras así durante un tiempo acabarías yendo al valle, mientras que el pecado es mayor sería que movieras el volante noventa grados y como el camino es ancho tendrías la oportunidad de evitar esta gravedad, y devolver el vehículo al medio de la carretera.

 Así que no hay pecado pequeño si hay insistencia en hacerlo y no hay pecado grande si lo sigue el pedir perdón. El Profeta –que la paz y las bendiciones de Allah sean con él- dijo:

“Cuidado con los pecados menores, ya que pueden causar la pérdida de una persona si se acumulan”.

[Narrado por Ahmad y al-Tabarani de Sahl Ibn Sa’d].

image

 Queridos hermanos, hagas lo que hagas, está registrado ante el Señor en un registro. Él es el que no se pierde u olvida nada, los hechos grandes y pequeños están registrados contra ti.

Allah dice:

(Y el que haya hecho el peso de una brizna de bien, lo verá. Y el que haya hecho el peso de una brizna de mal, lo verá.)

Sura de Al Zalzalah, 7-8.

 Menospreciar los pecados que son pequeños es una de las razones más graves que afectan al corazón por la enfermedad de la apatía. Un ejemplo de nuestra vida cotidiana: tienes una casa dotada de todos los aparatos, sin excepción, si la electricidad se corta durante un minuto, todos estos dispositivos se apagarán y lo mismo sucederá si se corta durante una hora. Tendremos el mismo resultado, por lo tanto no hay pecado pequeño, si se comete insistentemente. Tampoco hay un pecado mayor si después de cometerlo se pide perdón. Porque con pedir el perdón será perdonado sólo di: “Perdóname Señor mío”.

(Y cuando Mis siervos te pregunten sobre Mi… Yo estoy cerca y respondo al ruego del que pide cuando me pide; así pues que ellos Me respondan y crean en Mí. ¡Ojala se guíen rectamente!)

Sura de La vaca, 186.

 Ibn Abbas -que Allah esté complacido con él- dijo: "La obediencia a Allah es luz en la cara, luz en el corazón, luz en el cuerpo, abundancia en la provisión, y echa amor en los corazones de las criaturas, mientras que el pecado causa la oscuridad en la cara, en el corazón y en la tumba, debilidad en el cuerpo, disminuye la provisión y arroja el odio en los corazones de las criaturas".

(Realmente a los que creen y practican las acciones de rectitud, el Misericordioso les dará amor).

Sura de Maryam, 96.

 Es decir echa el amor en los corazones de la gente, es el amor de Allah por ti, graba este amor en los corazones de la criatura.

4 Dejar de mantener la religión de Allah:

 La cuarta causa que motiva la enfermedad de la apatía, es dejar de mantener la religión de Allah, porque el hombre sólo se preocupa de sus intereses, de ganar dinero, de buscar el placer en esta vida, de realizar las actividades mundanas, y de fortalecer su posición en la sociedad. Trabajar y hacer las acciones que mantienen la religión de Allah, incita a la obediencia de Allah.

 Allah Todopoderoso hace que la religión fortalezca el corazón del hombre que obedezca constantemente a su Señor. El que duerme en la cama, se preocupa de la religión, y a veces corren abundantes lágrimas en sus mejillas, pensando en el estado de la nación, porque siempre le duele ver como la sangre de los musulmanes se derrama.

 Queridos hermanos, si no perteneces al conjunto de los creyentes, si no te duele ver a los musulmanes que sufren en el mundo, no serás uno de ellos.

 Queridos hermanos, ¿Qué debe hacer el musulmán? Debe recordar a Allah (hacer dikr), pensar en la situación de los musulmanes, debe hacer recordar a los creyentes de entre sus colegas de trabajo, a sus vecinos, a su familia, recordar a todos ellos en el temor de Allah Todopoderoso, debe asistir a clases sobre la religión, debe contentar a los pobres y a los necesitados. La cuestión de la religión debe llenar su corazón, estimular su conciencia, ocupar su mente y sus emociones durante la noche y el día.

“Quien amanece siendo la otra vida su mayor preocupación, Allah enriquece su corazón, reúne a sus familiares y le viene esta vida mundanal sometida”.

Narrado por Anas Ibn Malik Ibn Majah.

La lucha contra los deseos es la manera más eficaz para vencer a la apatía:

 Queridos hermanos, la forma más eficaz de prevenir la apatía es luchar contra el nafs y contra sus deseos:

(A los que luchan por Nosotros, les guiaremos a Nuestro Camino, es cierto que Allah está con los que hace el bien).

Sura de La araña,69.

Allah dice:

(Así pues, no obedezcas a los incrédulos y combáteles con él en una lucha sin cuartel)

Sura del Discernimiento, 52.

 Luego viene el yihad de la construcción, es decir, controlar bien tu trabajo, hacerlo de una manera perfecta y con rigor, perfeccionarlo, desarrollarlo, ponerlo al servicio de los musulmanes, este tipo de yihad se llama el yihad constructivo .A veces, la orden divina requiere el yihad del combate. Allah nos da este tipo de yihad en los tiempos, en los cuales la nación lo necesita tajantemente.

5 La falta de atención sobre las normas del Universo:

 Queridos hermanos, entre las causas de la apatía, como enfermedad, no como un caso normal que padece el creyente, es el ser un hombre fuerte durante un tiempo y otras veces un hombre débil y descuidar los signos del Universo.

 A veces el musulmán es ingenuo y piensa que toda la humanidad está en el camino recto, obedeciendo las órdenes de Allah, y cuando se decepciona se debilita su actividad. Allah Todopoderoso establece disposiciones para el hombre, Allah es nuestro Creador, nuestro Señor y nuestro líder, y los que acompañan al Profeta son la élite de los seres humanos.

 Él prohíbe beber alcohol, paso a paso, es decir, no pienses que la sociedad se convertirá por la mera da’wa realizada por tí en una sociedad perfecta. Lo que debes hacer es llamar a la gente al camino de Allah y dejar el resto a Allah. Haz el bien a quien lo merece y aquéllos que no lo merecen, así que si recibe tu acción quien lo merece será bueno y si no serás tú quien se lo merece. Allah el Exaltado no te encarga ser el guardián de los musulmanes, Allah dice:

(Y a los que han tomado protectores aparte de Él, Allah los vigila, tú no eres su guardián.)

Sura de La Consulta, 6.

(No te incumbe a ti guiarlos, sino que Allah guía a quien quiere…).

Sura de La vaca ,272.

image

 Di la verdad y no te desesperes si no da fruto hoy, ya que tal vez mañana podría darlo. Al que le recuerdas a Allah quizá no te responde hoy sino que mañana. Así que no descuides hacer lo que debes hacer porque las características de los signos de Allah no se cambian durante un día o una noche, sino que necesitan tiempo para cambiar. Por ello:

“Si un hombre dice la gente se han perdido, será él quien es el peor de ellos”.

[Narrado por Muslim de Abu Huraira].

 Porque es él quien está desesperado pero ellos no lo están, es él quien renuncia de servirlos y ellos no, así es él es el peor perdido entre ellos. Por eso no debe ser un hombre pesimista. Cuando llama al camino de Allah (hace da’wa) y los demás no le siguen siente desesperación y se abstiene de hacerlo, esta postura es absolutamente no islámica.

Abandono de las reuniones donde se adquiere las ciencias islámicas:

 Entre las causas que motiva la apatía es el abandono de las reuniones de las ciencias islámicas, es decir, ¿Acaso hay un doctor en la tierra que no ingresó en una facultad de medicina? ¿Acaso hay un ingeniero en la tierra que no ingresó en una facultad de ingeniería? ¿Acaso hay un comerciante principiante que no trabajaba con uno que es experto en este ámbito? El que desea ser un verdadero creyente sin asistir a las clases de la ciencia islámica creyendo que es una persona importante, que es superior, es un doctor, tiene títulos superiores, cree que es un gran científico…creedme y no estoy exagerando, si un estudioso muy experto en la religión, no sabe leer un electrocardiograma, ¿no es así? Yo lo califico por ser analfabeto en leerlo.

 Sin embargo, el hombre que tiene el título más alto en la ciencia de la física nuclear, y si él es un analfabeto en su religión será algo muy extraño porque la religión se trata de conocer a Allah, hay conocimiento que te beneficiará en la vida de este mundo, como el doctor que encuentra cientos de pacientes a la puerta de su clínica, porque es especialista en este ámbito, sin embargo el conocimiento que te complazca en esta vida y en la otra es conocer a Allah el Todopoderoso ya que esto te enseña el secreto de tu existencia, el objetivo de tu existencia y el camino de tu Señor. Al igual que la mayoría de eruditos son considerados analfabetos en las especializaciones científicas que son escasos, si no asisten a las reuniones de las ciencias de la ciencia islámica, si no buscan el conocimiento que les indica al camino de Allah serán ignorantes en el tema de la religión. No te enorgullezcas del título que tienes sea diploma superior o título doctoral, todo esto no te beneficiará sino sabes el camino de Allah. Conocer a Allah Todopoderoso exige varias cosas, como saber y seguir el Corán y la Sunna del Profeta. Abandonar las reuniones del ‘ilm es una de las causas más graves que motica la apatía, ya que en ellas sientes la tranquilidad, el sosiego, aprendes lo que es lícito y lo que es ilícito y se renueva tu fe.

Queridos hermanos: Allah dice:

(…En realidad sólo temen a Allah aquéllos de Sus siervos que tienen conocimiento...)

Sura de Fatir, 28.

 Si queréis la vida de este mundo buscad el conocimiento islámico, si quieres la del Más Allá busca el conocimiento islámico, y si deseas las dos vidas busca el conocimiento islámico.

 Si no buscas el conocimiento con anhelo dedicando mucho tiempo para lograrlo, adquirirás poco de ello, pero si le dedicas poco tiempo no adquirirás nada de ese conocimiento.

(…Allah elevará en un grado a los que de vosotros crean y a los que han recibido el conocimiento. Allah sabe perfectamente lo que hacéis).

Sura de La discusión, 11.

7 - No permitir que el nafs descanse poco tiempo:

image

 Hay una causa que os sorprenderá. Una de las causas de la apatía es no dejar descansar al nafs a través de la realización de sus deseos, los cuales son permitidos según la shari’a. Confortáis vuestros corazones dejándolos que descanses un poco de tiempo, porque si el corazón se cansa y se aburre el nafs se queda ciego. Siéntate con tu familia, juega con tus hijos, sé una persona divertida, haz picnic, esto está permitido bajo las normas islámicas, ya que todo esto te ayuda a realizar tus difíciles obligaciones, te ayuda a rehacer tus trabajos.

 Queridos hermanos, en el Islam no hay extravagancia ni negligencia, porque tanto la extravagancia y la negligencia son desviación.

En Sahih Muslim de Abu Dhar dijo:

“Relato Abu Darr -que Allah este complacido con él-, que algunos de los compañeros del Mensajero de Allah –que la paz y las bendiciones de Allah sean con él- dijeron: ¡Oh Mensajero de Allah! Los ricos se han quedado con las recompensas, hacen la salat como nosotros hacemos, ayunan como nosotros ayunamos, y dan sadaqa caridad) de lo que sobra de sus bienes. El Profeta dijo: «¿Acaso, Allah no os puso nada para gastarlo como sadaqa?, pues, cada tasbihah (decir subhanallah) es una sadaqa, cada takbirah (decir Allahu Akbar) es una sadaqa, cada tahmidah (alhamdulilah) es una sadaqa, cada tahlilah (la ilaha il-la Allah) es una sadaqa, ordenar hacer buenas obras es una sadaqa, y prohibir hacer los malos hechos es una sadaqa. Además, en cada acto sexual de uno de vosotros hay una sadaqa. Dijeron: Oh Mensajero de Allah, ¿Satisfacciendo uno de nosotros su deseo, merece una recompensa? Dijo: ¿Acaso, si lo satisface ilícitamente, no cometería una falta?, pues así, si lo satisface lícitamente será recompensado”.

[Narrado por Muslim de Abu Dhar].

 Es decir, cualquier obra buena: alabar a Allah, pedirle perdón o suplicarle… todas estas acciones no necesitas que pagar nada para hacerlas y se consideran como sadaqa.

8 – Frecuentar a los que tienen una aspiración débil:

 La octava causa que motiva la apatía como enfermedad no como característica normal del creyente es frecuentar aquellas personas de aspiración débil y de aquellos que tienen ambiciones mundanas (relativas con la vida de este mundo), ya que el acompañamiento de estos causa la apatía, por lo tanto, una de las directrices del Profeta -que la paz y las bendiciones de Allah sean con él- es:

“No seas amigo sino de los creyentes, y que no coma de tu comida sino el temeroso”.

[Narrado por Abu Dawud y Al Tirmidi de Abu Sa'id al-Judri].

 Acompaña a los que son gente de virtud, y lucha con ellos con una espada, acompaña a los que gastan en el camino de Allah y lucha con ellos con una flecha, acompaña a los que hacen la salat por la noche y lucha con ellos con una flecha, y acompaña a los que hacen el dikr de Allah y lucha con ellos con una flecha.

“El hombre sigue la religión de su compañero, pues cada uno de vosotros debe saber bien a quien acompaña”.

[Narrado por Abu Daud, de Abu Huraira].

 Así que todo lo que te hace alejarte de la obediencia de Allah, es una enfermedad grave.

La conclusión:

 Concluyo mi palabra pidiendo de Allah, el más grande, que perdone mis faltas y las vuestras. Pedidle perdón os perdonará. Gloria a quien obtiene Su perdón.

La segunda jutba:

 Las alabanzas a Allah, Señor de los mundos. Testifico que no hay más dios que Allah, el Auxiliador de los justos y testificamos que Muhammad, que Allah le bendiga y le de la paz, es Su Profeta, quien ha recibido un excelente carácter.Oh Allah, que la paz y las bendiciones de Allah sean sobre nuestro maestro Muhammad, sobre su familia y sus compañeros.

Los lazos fuertes entre las familias musulmanas es una gracia:

Queridos hermanos, Allah Todopoderoso dice:

(¡Juro por esta tierra! Esta tierra que se hará lícita para ti.

Y por un padre y lo que ha engendrado).

Sura del Territorio, 1-3.

image

 Se entiende de esta aleya que toda persona tiene padre y madre y sabemos muy bien que la misericordia que la madre tiene con sus hijos es especial. ¿Quién se le ha dado? Allah. El corazón de la madre se arranca de su sitio cuando ve que su hijo padece una situación difícil, prefiere morir de hambre para que su hijo se alimente, prefiere despertar por la noche para que su hijo duerma, no protegerse del frío para que su hijo se vista bien, y prefiere sufrir para que su hijo se complazca ¿Qué tipo de corazón es este? Es parte de la misericordia de la madre.

  Decían en las tradiciones que había una madre que cada vez que metía una hogaza de pan en el horno, abrazaba a su hijo y le besaba. Uno decía: “¡Oh, Señor! ¿Qué misericordia es ésta? Él contestó: Ésta es Mi misericordia, la deposito en el corazón de su madre y la voy a quitar, y cuando quitó la misericordia del corazón de su madre, el niño lloró y la madre echó a su hijo en el horno.

  Es por eso que nosotros compartimos la misericordia de Allah, y por lo tanto el creyente tiene en consideración el valor de la misericordia de su madre. Sin embargo, el problema es que el mundo de hoy quiere honrar a la madre un día al año, pero el musulmán, y no estoy exagerando, honra a su madre, 365 días el año. Todo el mundo quería un solo día para honrar a la madre, mientras que el musulmán busca un medio por el cual podrá honrar a su madre.

 No quería hacer ningún comentario sobre estas fiestas que hace la gente, pero creo que han sido importadas de países que han vivido una vida de desobediencia. Cito el siguiente ejemplo: en los países islámicos la madre y el padre viven con sus hijos, y con sus nietos en una casa, hay muchas familias que cuidan mucho a sus padres mayores de edad. Una vez estaba en Francia, y alguien me dijo que los ancianos padecen un problema muy grave en los asilos de ancianos, el problema es el suicidio, unos se suicidan usando una cuchilla, con una cuerda, o se arrojan a un pozo, porque no tiene un objetivo en esta vida, la gente más cercana a ellos los han dejado. Cuando el hombre envejece, no le será importante la comida ni la bebida, le importa más ver a sus hijos y a sus nietos y vivir con ellos. En Occidente hay puntos muy negativos, la mayoría de la gente no se preocupa de sus padres cuando envejecen, les llevan al asilo de ancianos, mientras que el creyente cuida de sus padres para acercarse a Allah sirviéndoles. Ese es por qué en nuestra familia está muy unida. Los padres ocupan una posición de mucha importancia en la casa y todo ello es por la gracia de esta gran religión. Hay jóvenes que logran el éxito en la vida por honrar a sus padres.

Suplica.

 ¡Oh Allah, guíame! Hazme de los rectamente guiados, y sálvame como a los que has salvado. Acéptame con los que has aceptado, y bendíceme en lo que me has otorgado. Protégeme de lo que has prescrito para mí, porque sólo Tú juzgas y no puedes ser juzgado. ¡Oh Allah! Al que proteges, nunca será humillado y al que rechazas, nunca será enaltecido. Bendito sea Allah en Su grandeza, y que la gracia sea con el Profeta Muhammad.

 ¡Oh Allah! Guíame hacia las buenas acciones, nadie más puede hacerlo. Y guíame hacia las mejores virtudes, pues sólo Tú tienes el poder de otorgar los favores.

 ¡Oh Allah! Protege al Islam que es nuestro sustento, y protege nuestra tierra que es donde vivimos, y protege nuestra última vida a la cual nos dirigimos. Haz que nuestra vida sea una acumulación de buenas obras, y que nuestra muerte sea una manera de evitar el mal.

 ¡Oh Allah! Haz que sea suficiente lo que Tú me has decretado como permitido, para no recurrir a lo que Tú me has prohibido, y otórgame una provisión que me permita no necesitar de la de otros.

  ¡Oh Allah! Con Tu poder, otorga la victoria al Islam y a los musulmanes donde sea y en todo tiempo y lugar, otórgales la victoria dondequiera que se encuentren en las cuatro esquinas del mundo, Señor del Universo. ¡Oh Allah! Muéstranos tu poder contra tus enemigos, Tú eres el más generoso.

 Y las alabanzas son para Allah, Señor de los mundos.

Translation  : Abdo Al-Halabi
Edited by      : Tamara Amor