De noviembre
01
1992
Jurisprudencia “fiqh” islámica – Miscelánea - lección 42: Los deberes del marido hacia su mujer
Última actualización:2013-11-17
Visitas:19610
Send To A Friend
Send copy to myself
* All Fields Required
Las alabanzas a Allah, Señor de los mundos; y la paz y las bendiciones de Allah sean sobre nuestro Profeta Muhammad, quien creyó en la promesa de Allah y es el digno de confianza. ¡Oh Allah! Sabemos solamente lo que tú nos has enseñado; eres el Omnisciente y el Sapientísimo, ¡Oh Allah! Enséñanos lo que nos sea útil, y ayúdanos a sacar provecho de lo que nos has enseñado; concédenos más sabiduría; revélanos la verdad, y ayúdanos a salvaguardarla; revélanos la maldad y ayúdanos a evitarla. Conviértenos en personas que apliquen lo mejor de Tus enseñanzas, y admítenos por tu misericordia en la compañía de tus nobles siervos.

INTRODUCCION

  Queridos hermanos, hace varias semanas hemos tratado un párrafo del libro “Jardín de los justos” (Riad Salihin), que hablaba sobre los derechos del marido, y mencioné varios hadices que demostraban los deberes de la esposa hacia su marido y os prometí que en una próxima lección trataré los deberes del marido hacia su esposa porque el éxito del ser humano reside en su felicidad dentro del matrimonio. El ser humano puede cambiar su casa si no le gusta, cambiar su trabajo o su coche; pero el matrimonio es algo muy serio, es decir si llegas a tener hijos, el divorcio podría significar para ellos la perdición total. Por eso el Profeta Muhammad siempre insistía en el acuerdo entre los cónyuges en aplicación al verso de Al-lah cuando dice en la sura de Los Romanos:

“Y entre Sus signos está el haberos creado esposas nacidas entre vosotros, para que os sirvan de quietud, y el haber suscitado entre vosotros el afecto y la bondad”

 

La base de las relaciones maritales es el afecto y la bondad

  La base en cualquier relación conyugal es el afecto y la bondad, esto es el propósito de Al-lah, esto es el estado normal. Cuando dentro de un matrimonio hay siempre disputas, querellas y antipatía eso significa que es una relación enferma que necesita tratamiento.

El Profeta Muhammad daba una gran importancia a la integridad del matrimonio

  Al-lah Todo Glorioso nos informo que el Profeta Muhammad se preocupaba mucho por nosotros, Al-lah dice en la sura del Arrepentimiento 128:

“Os ha venido un Enviado salido de vosotros. Le duele que sufráis, anhela vuestro bien”

  El Profeta Muhammad insistía en que en cada casa de los musulmanes debe reinar la felicidad por eso daba siempre sus directrices en cuanto a los derechos del marido y los de la esposa. Los hombres siempre hablan de sus derechos como maridos pero a cada derecho le corresponde un deber. Si te agrada lo que dijo nuestro Profeta -que la paz y los rezos de Al-lah sean sobre el- sobre los derechos del marido debes aplicar lo que dijo también sobre los derechos de la esposa. Quizá una sola sesión no sería suficiente para tratar este tema pero empezamos en esta lección y que Al-lah nos ayude.

Los deberes del marido hacia su mujer

El primer hadiz

Proveer ropa y comida

  El Profeta Muhammad –que la paz y los rezos de Al-lah sean sobre él- demostró en algunos de sus hadices que lo primero que debe hacer el esposo hacia su mujer es proveerle debidamente ropa y comida; este es el primer derecho:

  Muauia Ibn Hayda dijo: un hombre pregunto al profeta diciendo: ¿Qué derecho tiene la mujer sobre su marido? El profeta le contestó: “Le das de comer si comes y le das vestimenta si tú te vistes.” Narrado por Ahmad.

  Pero los sabios precisaron que este derecho debe ser aplicado moderadamente siguiendo la orden de Al-lah Todo Glorioso cuando dijo:

“ No lleves la mano cerrada a tu cuello, ni la extiendas demasiado; si no, te encontrarás censurado, falto de recursos”

  El gasto debe ser moderado si traspasa sus límites se convertirá en vicio.

No debes satisfacer a la esposa desobedeciendo a Al-lah

  El precedente hadiz nos da una señal muy peculiar, los que desobedecen a Al-lah para satisfacer a sus esposas no entendieron bien este hadiz. El Profeta Muhammad no ordenó que des a tu mujer comida que no puedes traer sino le das a comer de lo que comes tú pero si no has podido darle lo que ella desea no es grave.

  Por eso las compañeras del Profeta Muhammad decían a sus maridos antes de que salgan de casa: “Oye, podemos con el hambre pero no podemos con lo prohibido”.

  Cualquier persona que te diga: hago esto para mi mujer, para mis hijos, para satisfacerla, para protegerla está despistado; porqué el Profeta Muhammad nos dijo: “le das a comer de lo que comes”; es decir el marido no debe comer bien y dejar que su mujer coma cualquier cosa, no. El marido debe darle la misma comida que come él y la misma indumentaria.

“No la peges en la cara”

  Al-lah Todo Glorioso honoró al ser humano por su cara por eso el Profeta Muhammad nos prohibió pegar en la cara al decir:

“Le das a comer si comes y le das vestimenta si tú te vistes, no le pegues en la cara, no la insultes y no la eches fuera de casa.”

  Debe quedarse en casa, de esta manera sería más fácil la reconciliación pero si la echas de su casa el problema se complicaría más y podría acabar en divorcio.

  Al-lah Todo Glorioso dice en la sura del Divorcio verso 7:

“ ¡Que el acomodado gaste según sus medios! Quien disponga de medios limitados ¡que gaste según lo que Al-lah le haya dado! Al-lah no pide a nadie sino lo que le ha dado. ”

  Al-lah Todo Glorioso ordenó al esposo cuidar de su mujer según sus medios, si Al-lah le da más debe acomodar a sus hijos. Por eso nuestro Profeta Muhammad -que la paz y los rezos de Al-lah sean sobre él- dijo:

“No es uno de nosotros a quien Al-lah le da más medios y no lo gasta en sus hijos”

Narrado por Jubair Ibn Matam.

“ ¡Que el acomodado gaste según sus medios! Quien disponga de medios limitados ¡que gaste según lo que Al-lah le haya dado! Al-lah no pide a nadie sino lo que le ha dado. ”

Sura del Divorcio, verso 7

El segundo hadiz

  El Imam Ahmad narró en su libro por Abdulah Ibn Amru por el Profeta Muhammad -que la paz y los rezos de Al-lah sean sobre él- dijo:

“Bastaría como gran pecado no cuidar bien de los hijos.”

Narrado por Abu Daud, y Ahmad .

  Es decir no cuidar bien a los hijos es considerado el mayor de los pecados, porque ¿quién cuidaría de estos hijos sino es el marido? Si no lo hace los llevaría a depender de otras personas y consecuentemente esto provocaría que lo odien. Pero la persona razonable que tiene medios debe aplicar la palabra de Al-lah cuando dice:

“¡Que el acomodado gaste según sus medios!” esto es sin despilfarro ni exceso.

  El Imam Muslim narró en su libro un hadiz de Tauban que dice: el Profeta Muhammad –que la paz y los rezos de Al-lah sean sobre él- nos dijo:

“El mejor dinar que gastas es el que gastas en tus hijos”

Narrado por Muslim.

  En otro hadiz de Ahmad por Abi Huraira: el Profeta Muhammad -que la paz y los rezos de Allah sean sobre él- dijo:

“Hay el dinar que gastas por el amor a Al-lah, otro para los necesitados, otro dinar para liberar un esclavo y otro dinar para tu familia; el mejor recompensado es él que gastas en tu familia.”

Narrado por Ahmed

  ¿Por qué el dinero que gastes sobre la familia es el más valioso? Porque si tu no das dinero para los necesitados otros podrían hacerlo, si no participas en la liberación de algún esclavo otros lo harían, pero a tu familia ¿quien la daría dinero sino es tu?

Os repito el hadiz otra vez:

“Hay el dinar que gastes por el amor a Al-lah, otro para los necesitados, otro dinar para liberar un esclavo y otro dinar para tu familia; el mejor recompensado es él que gastas en tu familia.”

Narrado por Ahmed

  Felicidades a quien trabaja y suda la gota gorda para abastecer a su familia, ya que para Al-lah esto es el más valioso de los tres tipos de gastos que nos describió nuestro Profeta Muhammad en éste hadiz.

 

El tercer hadiz

En otro hadiz, nuestro Profeta Muhammad -que la paz y los rezos de Al-lah sean sobre él- dijo:

“Lo primero que se valora en la balanza del ser humano es el gasto que hizo para su familia”

Narrado por Yabir.

  Debes saber que Al-lah Todo Glorioso promulgó el matrimonio para que tengas una oportunidad de hacer algo bueno que te permita acercarse a él. Al-lah nos creo innumerables métodos para ganarse la vida; por ejemplo, cuando hace calor esto origina trabajo para los talleres del aire acondicionado, para los que venden ventiladores, para los que venden helados; todo esto lo origina el calor. El frío también puede originar mucho trabajo, el crecimiento del pelo, las enfermedades, si una sola bacteria infecta a las plantas esto originaría trabajo para los arquitectos, especialistas en infecciones, pesticidas, importación de material…etc. Todo esto a causa de una bacteria que Al-lah creó para que la elimines. De la misma manera Al-lah nos creó incalculables maneras de hacer el bien, y cuidar a tu familia y de tu matrimonio es la mejor de ellas.

“Quien pasa la noche trabajando duramente para ganarse la vida legalmente será perdonado”

Narrado por Al Mikdam Ibnu Mudi Karb.

  Cuidar de tu mujer y de tus hijos, que se sientan tranquilos y que te aprecien, todo esto es considerado como buen acto, por eso nuestro Profeta Muhammad dijo:

“Lo primero que se valora en la balanza del ser humano es el gasto que hizo en su familia”

Narrado por Yabir.

  El buen marido es el que gana su vida legalmente y cuida de su familia, atiende sus necesidades, calefacción, un mueble sensato, indumentaria razonable, comida razonable, digo bien razonable, sin despilfarro ni exceso.

 

El cuarto hadiz

Otros de los hadices que tratan los derechos de la esposa es el que narro Al Irbad Ibnu Saria que dijo: oí nuestro Profeta -que la paz y los rezos de Al-lah sean sobre él- decir:

“El hombre que da de beber a su mujer será recompensado.”

Narrado por Ahmad.

  Es un estimulo para el esposo para que haya amor y afecto entre él y su mujer cuando la cuide y la protege.

En Otro hadiz dice:

“Cuando el esposo da a comer a su mujer es como si hubiéra dado una limosna.”

  Ultimo apunte, los ulemas precisaron que el marido debe abastecer a su mujer aunque ella sea rica, pues es un derecho de ella. El hecho de ser rica o pobre no te concierne, pero si ella quiere ayudarte no es un problema.

 

Las alabanzas a Al-lah, Señor de los mundos

Translation  : FAYçAL CHEHAM
Edited by      : Pável Laguna