Conferencias televisadas- Jordania – Ideas fugaces. Idea nº1: El entendimiento de las crisis

2013-01-25

¿Qué hacemos en este tiempo difícil en el que nuestro país está pasando?

Alabado sea Allah y la paz y las bendiciones de Allah sean con el Profeta Muhammad.

Alabado sea Allah y la paz y las bendiciones sean sobre nuestro maestro Muhammad, sobre su familia y sobre todos sus compañeros.

Mucha gente se pregunta qué debemos hacer en estos momentos difíciles por los que nuestro país está pasando.

Para las crisis hay parte del fiqh que se ocupa de ello y que cada musulmán debe saber sobre ello en este momento. Es la parte de la religión que se debe aprender necesariamente, así que siempre y cuando las crisis son parte de los signos de Allah en Su Universo, no hay ninguna duda de que existe su interpretación en el Corán y en la Sunna, que debemos seguir y cumplir en nuestras acciones.

Primero debemos estar unidos y fortalecer nuestra voluntad y determinación:

Allah dijo:

(Es cierto que el hombre fue creado de insatisfacción. Cuando el daño le afecta está angustiado. Pero cuando le toca el bien se niega a dar. Salvo los que rezan).

Así pues, el único camino que te hace fuerte en los momentos de crisis, es no derrumbarse ante ellas, no vender tu religión solo para sobrevivir y ser de los que cumplen su salat perfectamente, en su significado más amplio. En otras palabras, cuando estás permanentemente con Allah, te hace sentir la tranquilidad y te da la seguridad y la felicidad.

Y aquí tenemos el hadiz:

El Mensajero de Allah, –la paz y las bendiciones de Allah sea con él- cuando padecía algo malo decía: “La ilaha il-la Allah Al Halim Al ‘Azim (no hay más dios excepto Allah Al-Halim, El Inmenso), la ilaha il-la Allah rabil ‘arshil al Karim (no hay más dios excepto Allah el Señor del trono, el Generoso), la ilaha il-la Allah rabil ‘arshil ‘azim, (no hay más dios excepto Allah el Señor del trono, el Inmenso )la ilaha il-la Allah rab al samawati wa rabul ard wa rabbal ‘arshi alkarim (no hay más dios excepto Allah, el Señor de los cielos y de la tierra y el Señor del trono, el Generoso)” y luego suplicaba.

Es decir el Profeta –la paz y las bendiciones de Allah sea con él- solía fortalecer su relación con su Señor, el Halim ,el Generoso, el Inmenso.

También en un hadiz: “El Profeta - la paz y las bendiciones de Allah sean con él- cuando padecía algo malo hacía salat”.

El Imam Ahmad narró de Abu Huraira - Allah esté complacido con él- que dijo:

«El peor mal que existe en el hombre es ser un severo avaro y ser muy cobarde».

Por lo general, es parte del buen comportamiento del musulmán, sobre todo en los momentos de crisis, no estar asustado y agitado sino tener paciencia, tranquilidad y que el corazón esté satisfecho con el decreto de Allah.

El Profeta –la paz y las bendiciones de Allah sean con él- te asegura que la provisión y el día en el que morirás son dos cosas que están prescritas y que no cambian:

“Ciertamente el Espíritu Santo sopló en mi corazón que una persona no muere hasta que completa su sustento y su tiempo de vida, así que temed a Allah y pedid de buena manera y que el hecho de que el sustento venga con retraso no os haga pedir el sustento a través de lo que es haram, pues no se alcanza lo que Allah tiene sino por su obediencia”.

El creyente recuerda las palabras de Allah:

(Di: No nos ocurre sino lo que Allah ha escrito para nosotros. Él es Quien vela por nosotros y en Allah se confían los creyentes).

En segundo lugar debemos ser gente de confianza:

Allah dijo:

(Allah os ordena devolver los depósitos a sus dueños y que cuando juzguéis entre los hombres, lo hagáis con justicia. ¡Qué bueno es aquéllo a lo que Allah os exhorta! Es cierto que Allah es Quien oye y Quien ve).

Allah Todopoderoso ha dicho en la descripción de los fieles:

(Esos que cumplen con el pacto de Allah y no rompen el compromiso).

El Mensajero de Allah– la paz y las bendiciones de Allah sean con él- dijo:

“Es cierto que no tiene fé el que no es digno de confianza, y no tiene religión quien no respecta el pacto”.

También el Mensajero de Allah- la paz y las bendiciones de Allah sean con él- dijo:

“Devuelve el depósito a sus dueños y no traiciones a aquél que te ha traicionado”.

Cuando el Profeta Muhammad emigró de Meca a Medina, estaba en las peor crisis, a pesar de todo ello, ordenó a Ali Ibn Abi Talib que devolviera los depósitos a sus dueños de la gente de Quraish – quienes le trataron como un enemigo a él y a Sus compañeros. A pesar de todo ello ordenó a Ali devolver los depósitos a sus propietarios, y cuando los devolviese iría donde está el Profeta – la paz y las bendiciones de Allah sean con él.

Ser hombre de confianza siempre es algo bueno, sin embargo, en los momentos difíciles, será algo más necesario que nunca puesto que no es parte del buen comportamiento de un musulmán oprimir su prójimo en sus bienes, ni abusar del dinero público o del privado, ni perjudicar la propiedad pública o privada, tampoco es parte del comportamiento del musulmán tomar el derecho de la gente injustamente.

En tercer lugar: tener compasión y cooperar con los demás:

El Mensajero de Allah –que la paz y las bendiciones de Allah sean con él- dijo:

“A los que tienen rahma (misericordia) Allah les tiene

misericordia. Tened misericordia con los que hay en la tierra, y os tendrá misericordia el que está en el cielo”.

[Narrado por Al Tirmidi].

En tiempos de crisis y agitación se muestra evidente el carácter compasivo en la gente misericordiosa. En un hadiz el profeta de Allah – la paz y las bendiciones de Allah sean con él- dijo:

“La gente más lejana de Allah es quien tiene el corazón duro”.

Uno de las enseñanzas del Islam es ser compasivos. Es una señal y uno de los signos de la buena fe, así que el musulmán tiene misericordia en su corazón para consolar a los demás y para aliviarles el dolor cuando pueda:

De Abu Musa al-Ash'ari - Allah esté complacido con él- que el Mensajero de Allah–la paz y las bendiciones de Allah sean con él- dijo:

“No vais a ser creyentes si no ama el uno al otro ¿No queréis que os indique a lo que os hace amaros unos a otros? Dijeron: Sí, Oh Mensajero de Allah. Dijo: “Divulgad el saludo entre vosotros mismos – decir: la paz sea con vosotros- que os améis unos a otros, por el que mi alma está en Su mano, no entraréis en el Paraíso si no tenéis misericordia los unos de los otros. Dijeron: ¡Oh Mensajero de Allah! Todos nosotros tenemos misericordia.Contestó: “No quiero decir la misericordia entre vosotros sino la misericordia hacia toda la gente. Quien no tiene misericordia hacia la gente Allah no le mantiene en Su Misericordia”.

En la situación de crisis aparece tu misericordia hacia la gente en muchas cosas:

- Es parte de la cooperación y de la misericordia cuando no subes el precio de los productos en los momentos de crisis.

- Es parte de la cooperación y de la misericordia cuando no monopolizas las mercancías en los momentos de crisis.

- Bajar los precios en los momentos de crisis es parte de la cooperación y es misericordia.

- Ayudar a los necesitados en situaciones de crisis es compasión y cooperación.

- Ayudar a los débiles es compasión y cooperación.

- Servir y ayudar a la gente en sus necesidades es compasión y cooperación.

“No vais a ser creyentes si no os amáis los unos a los otros, quien no tiene misericordia Allah no le mantiene en Su Misericordia, y la misericordia no se quita de nadie excepto del desgraciado”.

En cuarto lugar: dar muchas sadaqas (caridad):

Contrariamente a lo que hacen algunas personas cuando dejan de pagar limosnas, tomando como pretexto las crisis sin saber que dar sadaqa en aquellas situaciones es la recompensa más importante y más grande recibida de Allah por dos razones:

La primera: porque la gente necesita más que nunca esa caridad.

La segunda: porque mitiga el castigo. El siguiente hadiz explica esto:

“Dar sadaqa en secreto apaga la ira del Señor”.

En quinto lugar: la solidaridad.

Es decir, la colaboración, la contribución y la ayuda entre los habitantes de un edificio, de un barrio, de una aldea, de una ciudad, o de un país, donde los ricos ayudan a los pobres, donde los poderosos ayudan a los débiles, donde el hombre ayuda a su vecino, donde la persona ayuda a su amigo y donde el hombre colabora con su hermano.

La solidaridad social es siempre algo necesario en el Islam, y aún más necesario en situaciones de crisis.

El Mensajero de Allah –la paz y las bendiciones de Allah sean con él- dijo:

“Quien tiene un sitio libre en su medio de transporte que lo ofrezca a quien no lo tiene y quien tiene provisión que supera a su necesidad que lo dé a quien no tiene ninguna provisión”.

El narrador dijo:

“El Mensajero de Allah, la paz y las bendiciones de Allah sean con él, mencionó los tipos de bienes hasta que llegamos a pensar que ninguno de nosotros tenía derecho en ninguna provisión”.

[Narrado por Muslim].

Si se estrecharon ante ti los medios de la economía, no despidas a tus trabajadores, ya que el ser humano cuando le resulta imposible vivir una vida generosa, cuando se cierran las puertas de la vida, le será igual la vida y la muerte, y esto quizá le lleva a hacer el mal.

Debes buscar soluciones alternativas para seguir en tu empresa y en tu negocio, ya que tal vez si tienes una intención buena, Allah te abrirá otra puerta de provisión que nunca hubieras imaginado.

El jefe del trabajo da los salarios a los trabajadores del capital que tiene en situaciones de crisis -ésta es la caridad que tiene más valor ante Allah- o comparte sus ganancias aunque sean pocas reduciendo al mismo tiempo las horas de trabajo -esto es mejor que dejarlos sin trabajo.

Escúchen ahora este maravilloso hadiz:

El Mensajero de Allah - la paz y las bendiciones de Allah sean con él- dijo:

“La gente de la tribu de los Ash'aris cuando salían a las batallas y la provisión en sus casas era poca, reunían toda la provisión que tenían en una prenda, luego la dividían entre ellos en partes iguales, así que ellos son parte de mí y yo soy parte de ellos”.

[Narrado por Al Bujari y Muslim].

¿Acaso no os pone los pelos de punta cuando leéis o escucháis el dicho del Profeta – la paz y las bendiciones de Allah sean con él- diciendo: son de mí y soy de ellos? ¿Acaso no te gustaría ser uno de ellos? El precio de ello es la solidaridad y la cooperación.

Es parte de la solidaridad, en estos días, conocer a los vecinos y a la gente del barrio, para cooperar con ellos y ayudar a los necesitados organizando una forma de relacionarse entre ellos.

Es parte de la solidaridad en situaciones de crisis cuando el hombre se aleja de aspectos de alegría y júbilo para tomar en consideración la mala situación que el resto de sus hermanos de su pueblo está pasando, ya que la solidaridad moral es muy importante en situaciones de crisis. Trata con lo que afecta a los demás como si fueras tú la víctima, porque esto les hace sentir el significado de la colaboración, de la solidaridad y del apoyo.

El optimismo es parte del buen entendimiento del significado de las crisis:

Después del sufrimiento hay un don (regalo), después de la dificultad hay acercamiento (hacia Allah), después de la ansiedad hay apertura, después de la calamidad hay una gracia, y después de la dificultad viene la facilidad.

Queridos hermanos, si la intensidad es sucesiva se aliviará, y Allah está con los que hacen el bien.

(…Allah da facilidad después de la dificultad).

Sura del Divorcio, 7.

Quizás una desgracia aflige al ser humano

pero en manos de Allah está la salida de ella

y cuando se consolidó su exitencia

se alivió la desgracia aunque pensaba que no sería aliviada

Saber cuándo se debe hablar:

Saber cuándo se debe hablar es una parte de la religión. ¡Cuánta gente ha sido llevada a la desgracia sólo por palabras¡ Y viceversa… por lo tanto se debe guardar silencio y esperar antes de hablar y no hacer lo contrario. Pensar en la consecuencia de lo que se ha dicho, guardando silencio, si es demasiado tarde no es un hecho de un hombre razonable.

Todos vosotros sabéis que el Día de la Resurrección el hombre será juzgado por sus palabras también será responsables de sus acciones, y sabed que Allah Todopoderoso ha dicho:

{No hay nada que diga sin tener a su lado, presente, un vigilante).

Sura de Qaf, 18.

Tal vez no se pierde de vuestra mente la aleya:

(¿Acaso no ves como Allah compara la buen apalabra con un árbol bueno cuya raíz es firme y cuyas ramas están en el cielo?

Da su fruto en cada época con permiso de su Señor. Allah pone ejemplos a los hombres para que así recuerden.

Pero una mala palabra se parece a un árbol malo que está desenraizado sobre la tierra sin estabilidad).

Sura de Ibrahim, 24-26.

Y el tiempo os mostrará que por las palabras algunos hombres son elevados a un nivel alto y a otros les lleva a un nivel muy inferior y degradado. El Islam y la razón llaman al hombre a saber bien dónde y cuándo se debe hablar (guardar la palabra), y le enseñan en particular guardarla en situaciones de crisis. Porque el ser humano es puesto a prueba en la vida y en situaciones de crisis. De entre las pruebas que le eleva a un grado superior o inferior ante Allah es: el exámen de las palabras.

Y porque es de importancia guardar la palabra en situaciones de crisis, el Mensajero de Allah – la paz y las bendiciones de Allah sean con él- dijo según lo que narró Ibn Majah en el Sunan:

“Cuidáos de cometer fitnas (sedición) ya que la influencia de la lengua a la hora de cometerlas es como la influencia de la espada”.

El musulmán razonable siempre debe decir la verdad y nunca decir ninguna falsedad, y también debe hacer evidente la verdad, puesto que el Mensajero de Allah – la paz y las bendiciones de Allah sean con él- decía al hecho bueno que es bueno y lo fortalecía y condenaba el hecho feo y lo debilitaba.

Y si le resulta imposible al musulmán decir la verdad por una razón u otra , deba leer este hadiz del Profeta Muhammad – la paz y las bendiciones de Allah sean con él- el cual dice:

“Quien crea en Allah y en el Último Día que hable el bien o guarde silencio”.

Sucedió una vez que un hombre le dijo a 'Umar ibn al-Jattab el Kalifa de los creyentes -que Allah esté complacido con él:

“Teme a Allah, oh Amir (Kalifa) de los Creyentes. Otro hombre le respondió: ¡¿Dices al Amir de los creyente “Teme a Allah”?! Umar dijo: Déjale decirlo y no hay bien en vosotros si no decís esta frase y no existe el bien en nosotros si no la escucho de vosotros”.

Al Baihaqi narró que Abu Huraira -que Allah esté complacido con él- que el Profeta –que la paz y las bendiciones de Allah sean con él- dijo:

“No hay mejor sadaqa (caridad), más amada por Allah Todopoderoso que decir verdad”.

Dijeron que Omar Ibin Abdul Aziz - Que Allah le tenga en Su Misericordia-dijo a Amr Ibn Muhayer: “Cuando ves que estoy inclinando de la verdad y del bien, agárrame de la parte superior de mi pecho (el cuello) y luego sacúdame y después di: ¡Oh Omar! ¿Qué haces?”.

Decir la verdad y guardar la palabra son partes de la confianza en su sentido general y en las situaciones de crisis en particular.

El Mensajero de Allah – que la paz y las bendiciones de Allah sean con él- dijo:

“El hombre cuando dice una palabra buena Allah le escribe por ella Su complacencia hasta el Día en el que le encentrará, y por otra parte, cuando el hombre menciona una palabra mala Allah le escribe Su ira hasta el Día en el que le encentrará”.

[Narrado por Malik].

Por último, debemos hacer mucho du’a ya que es la arma más afilada, hacer du’a durante nuestros salawat contra los tiranos y los opresores y pedirle que nos alivie de lo que sufrimos y que nos dé la victoria y el empoderamiento.

Oh Allah, ten en Tu Misericordia a nuestros mártires, cura a nuestros heridos, libera a nuestros detenidos y destruye a los opresores.

Y la paz con Sus bendiciones sean con todos vosotros.

Y las alabanzas a Allah Señor de los mundos.