En el nombre de Al-lah El Misericordioso El Compasivo

 

El éxito debería manifestarse en todos los aspectos de la vida:

image

Queridos hermanos, he decidido hacer frente, en este encuentro, a uno de los temas más importantes: “El éxito".

 El éxito, en esta vida, no puede ser parcial; para que consideremos que una persona ha alcanzado el éxito, éste deberá ser total. Mi larga experiencia en el trabajo de da’wa me ha enseñado que, precisamente, el gran problema a la hora de analizar este concepto reside en la parcialidad: alguien puede tener éxito en su relación con los hermanos en la mezquita, en el trabajo; sin embargo, ha fracasado como marido. Por el contrario, puede que otro sea un marido ejemplar; sin embargo, tiene problemas en el trabajo. O puede darse el caso de una persona que tiene éxito en el trabajo y como marido; sin embargo, no ha logrado el éxito en su relación con Allah. O tenemos el caso de alguien que ha conseguido el éxito en su casa, en su trabajo, en su relación con Allah, pero tiene mala salud.

 Por lo tanto, el verdadero significado de la palabra “éxito” implica totalidad: Éxito en nuestra relación con Allah, con nuestra esposa, con nuestros hijos, con nuestros parientes, en el trabajo, y con la salud. Cualquier deficiencia en uno de estos elementos que acabamos de enunciar, afectará negativamente a los otros, y esto es una realidad palpable.

 Si la relación con Allah no es buena, tampoco lo será con nuestra familia; y esa mala relación familiar será una consecuencia de nuestra mala relación con Allah. El marido no respeta a su mujer, le insulta y la maltrata; ella, entonces, le responde con rudeza, y al final decide irse a casa de su familia; como resultado de esta situación, el hogar se convierte en un caos; cuando el marido va al trabajo le acompaña la angustia; los hijos han perdido a su madre; no hay comida, y la casa está sucia y descuidada. Todo ello nos afecta de tal forma que nos convertimos en personas desequilibradas emocionalmente. Esta secuencia de sucesos comienza con una mala conexión con Allah, y sigue con problemas familiares, laborales y de salud.

 Cuando tu corazón palpita más rápido de lo normal acudes al cardiólogo. De la misma manera, cuando tu relación con Allah Todopoderoso no es correcta, se refleja en tu casa, en el trabajo y en la salud.

 Por lo general, la gente no tiene nociones claras de dietética; come sin ningún orden, sin que le importe la calidad de los alimentos que ingiere; come lo que le gusta, sin preocuparse por su salud. Esta actitud le lleva a engordar excesivamente, de modo que ya no puede realizar la salah cómodamente.

 El problema empezó cuando descuidó su salud, y terminó en su relación con su Señor. Descuidó su salud y ello le ha llevado a la inactividad y a tener que tomar medicinas antes, durante y después de cada comida. En este caso vemos que el problema comenzó con la salud y terminó afectando a su relación con Allah.

Los pilares del éxito en esta vida:

1 - El éxito en la relación con Allah:

 Ya hemos dicho que el verdadero éxito debe abarcar la totalidad de los aspectos de la vida, y la base de todos ellos es cumplir con lo que nuestro Señor nos ordena, y recordar que hay actos de adoración que debemos realizar durante el día que Allah no aceptará si los realizamos por la noche; y que hay actos de adoración que debemos realizar durante la noche que no nos serán aceptados si los realizamos durante el día.

1 - Encontrar respuestas a tus dudas:

image
 Debes empezar por arreglar tu relación con Allah, y encontrar respuestas a todas las dudas que puedas tener. Cuando tienes dudas sobre la religión debes buscar las respuestas: ¿Por qué Allah creó ese tipo de gente? ¿Dónde está Allah? ¿Por qué los musulmanes viven en situaciones difíciles? ¿Por qué sufren? ¿Por qué hay terremotos, inundaciones y guerras civiles en los países musulmanes? ¿Por qué los países que están sumergidos en el kufr, viven en prosperidad? Este es un tema escabroso. Si preguntas a un ‘alim te dará una respuesta brillante:

 Supongamos que un médico tiene dos pacientes; el primero sufre de gastritis; es decir, tiene una enfermedad curable; por ello, a pesar de que el médico es misericordioso, se muestra intransigente con su paciente en cuanto al tipo de comidas que puede ingerir. Por ejemplo, le prescribe que beba abundante leche, y le prohíbe otro tipo de alimentos que resultarían dañinos para su enfermedad.

 ¿Por qué actúa de esta manera el médico? Porque la gastritis es una enfermedad curable si se sigue una dieta específica. El mismo médico misericordioso tiene un segundo paciente que padece de un tumor cancerígeno que ha hecho metástasis por todo el intestino, y sólo le queda un mes de vida. El paciente le pregunta al médico: “¿Qué debo comer?” El médico le responde: “Coma lo que quiera.”

“Cuando olvidaron lo que se les había recordado, les abrimos las puertas de todas las cosas y ya que estaban contentos con lo que habíamos dado, les agarramos de improviso y quedaron desesperados”

Sura de los Rebaños: 44

 Encuentra respuestas a tus dudas: ¿Cómo puede Allah Todopoderoso saber todas las cosas? ¿Por qué creó al kafir sabiendo que sería un kafir? Allah el Altísimo ha dicho:

“…Preguntad a la gente del Recuerdo si vosotros no sabéis.”

Sura de las Abejas: 43

 No dejes ninguna duda sin respuesta, de lo contrario Allah te pondrá en una difícil prueba.

2 – Utilizar los deseos de forma halal:

image
 En lo que respecta a los deseos os diré que cada deseo que Allah ha puesto en el hombre tiene una forma halal de realizarse. En el Islam no existe la privación absoluta; cuando deseas estar con una mujer, puedes hacerlo casándote. Fíjate en este hadiz del Profeta Muhammad –que la paz y las bendiciones de Allah sean con él:

“En verdad que la ayuda de Allah se otorga a tres personas: el que hace el yihad por la causa de Allah, el deudor que busca los medios para devolver la deuda, y el que intenta casarse para ser casto”

Narrado por al-Tirmizi, de Abu Huraira

 Estas palabras van dirigidas a los jóvenes. Pedid que Allah os conceda la castidad. Invocadle diciendo: “¡Oh, Señor! concédeme una esposa piadosa, que cuando la mire me llene de contento, que preserve mi honor en mi ausencia, y me obedezca cuando le ordeno algo.”

 Bajar la mirada ante las mujeres que te son lícitas, es como una hucha; cada vez que bajas la mirada es como si echases una moneda de oro en la hucha; y esta hucha la abrirás el día de tu boda, y Allah te recompensará por haber tenido un comportamiento piadoso antes del matrimonio.

 De la misma forma, debes bajar la mirada después de casarte, y Allah te recompensará con una esposa piadosa, que simboliza el paraíso en esta vida. Allah ha dicho:

¡Señor nuestro!, danos lo bueno en esta vida y lo bueno en la Última…”

Sura de al-Baqarah, 201

 Lo "bueno" en esta vida es una esposa piadosa. Esta es la interpretación de la aleya:

¡Señor nuestro!, danos lo bueno en esta vida y lo bueno en la Última…”

Sura de al-Baqarah, 201

 La esposa piadosa, es “lo bueno” de esta vida, es aquella que cuando la miras te llena de contento, la que protege tu honor en tu ausencia, y te obedece cuando le ordenas algo.

3 – hacer salatu al fayr en yama’a (colectivamente):

image
 Debes hacer la salah de fayr en la mezquita; para lograrlo, tienes que acostarte temprano, organizar bien tu tiempo durante el día. Todas tus citas de negocio deben acabar antes de las 11 de la noche. Si te acuestas temprano tú mismo te despertarás a la hora del Adhan de Fajr. Cuando haces la salat de fayr en la mezquita, lees el Qur’an y recuerdas a Allah Todopoderoso, te sientes feliz durante todo el día; saboreas el verdadero éxito, desaparecen las dudas, tu visión es clara, tus decisiones están llenas de sabiduría, y todo te resulta fácil.

 A este respecto, el Profeta – que la paz y las bendiciones de Allah sean con él- ha dicho: “Quien hace el fayr estará bajo la protección de Allah hasta la puesta del sol”

Narrado por al-Tabarani, de Ibn Omar

 ¿Qué te parece mi recomendación? Acostarte temprano e imponerte un plan para todo el día; por ejemplo, despertarte a tal hora, un cuarto de hora para meditar, un cuarto de hora para hacer dhikr (recuerdo de Allah), un cuarto de hora para la salah nafila, recitar 6 páginas del Qur’an y hacer tu wird. Después, organiza tu plan de trabajo; no dejes todo al poder de la memoria, escribe las citas con los clientes en una agenda para que no olvides nada.

 A este respecto, el Profeta – que la paz y las bendiciones de Allah sean con él- ha dicho: “ataos el ilm (la ciencia) con la escritura”

Narrado por at-Tabarani, de Ibn Omar

 La salah de fayr es la solución para reparar tu relación con Allah. Uno podría decir: "Soy creyente, no mato, no fornico, no bebo vino…," no es de eso de lo que estamos hablando.

 Y sin embargo, los pecados menores podrían ser tan graves como los mayores. Supongamos que estás conduciendo por una carretera que tiene 60 metros de ancha, con un barranco a la derecha y otro a la izquierda; el pecado mayor es cuando giras el volante noventa grados y te vas directamente al precipicio, mientras que el pecado menor es cuando giras el volante un solo centímetro y continúas así unos segundos; este ligero movimiento mantenido durante un tiempo también te llevará al precipicio; por lo tanto, un pequeña desviación te condujo al mismo final que una gran desviación.

 A este respecto, el Profeta – que la paz y las bendiciones de Allah sean con él- ha dicho: “No hay pecado menor mientras se cometa insistentemente”

Narrado por Ibn al-Munzer y al-Daylami de Ibn Abbas

 Ese giro de 90 grados podrías arreglarlo en un segundo dando un volantazo en sentido contrario, pero la desviación constante de un centímetro es muy difícil de arreglar porque no sientes que haya desviación, y cuando te quieres dar cuenta, te has caído al barranco.

4 - Mantener la familia dentro de un orden moral, y protegerla de violar la shari’a:

image
 Debes vigilar constantemente a tu familia. ¿Alguno de los miembros de tu familia está transgrediendo la Ley de Allah? ¿Estás satisfecho con la forma en la que se viste tu esposa? ¿Va en contra de tu voluntad? ¿Tienes la sensación de que Allah no está satisfecho contigo? ¿Tus hijas se ponen ropa que muestran su cuerpo? ¿Llevan velo tus hijas y tu esposa? ¿Está establecida la salah en tu hogar? ¿Tu casa, es una casa musulmana? ¿Vendes en tu tienda algún producto haram? ¿Dejas jugar a las cartas en tu tienda? El Profeta de Allah ha dicho:

“El que apuesta es como si estuviera sumergiendo su mano en la carne y en la sangre de un cerdo”

Narrado por Abu Dawud e Ibn Hayan y al-Hakem de Abu Musa

 ¿Hay algo haram en tu negocio? ¿Vendes a dos precios según la situación? ¿Cuándo entra una mujer a tu lugar de trabajo bajas la mirada?

 Debes vigilar constantemente lo que ocurre en tu casa, en tu trabajo; debes mostrar interés por la salah, por el dhikr, por recitar el Qur’an; debes bajar la mirada, y aplicar el Islam en tu casa en vez de escuchar música durante todo el día. Escuchar canciones es haram. En cambio, hay Anasheed (canciones islámicas) que no lo son. O puedes escuchar la recitación del Qur’an en vez de tener una pantalla gigante de televisión con 200 canales que tus hijos van cambiando de día y de noche. Si este es tu caso, tienes un grave problema. Esta pantalla de televisión no deja lugar al padre, a la madre, al Qur’an, ni a la relación con Allah Todopoderoso, los elimina.

 ¡Cuidado! No estoy diciendo que la tires, porque la puedes controlar y mantener los canales islámicos donde no hay obscenidades.

 Hay un país islámico que tiene un canal en el que nunca ves una mujer, no escuchas música, y tienen un receptor de satélite especial que sólo capta este canal.

 Si buscas la rectitud, puedes encontrarla, pero para ello debes controlar tu casa. ¿Tienes una terraza en la que los vecinos pueden ver a tus hijas?

 Si tienes hijos jóvenes y tu vecino tiene hijas jóvenes debes poner algo en la ventana para evitar la tentación y bloquear el camino del Shaytan.

 En primer lugar, restaura tu relación con Allah Todopoderoso, a continuación, elimina las dudas que tengas en lo que se refiere al comportamiento y a la creencia.

 Al hacerlo, encontrarás tu casa libre de pecado; a tu esposa, a tus hijos, en tu trabajo… todo libre de transgresiones. El camino hacia Allah se vuelve fácil y sientes jushu’ en la salah, ya que has quitado los obstáculos que había en el camino hacia Él; ya no dudas en Allah, ni hay ninguno velo pecaminoso entre tú y Él.

 En realidad, muchos musulmanes encienden la radio y escuchan música en sus casas durante todo el día, pero cuando les visita alguien la apagan porque saben que están en falta. Por esa razón, a pesar de ser musulmanes, Allah no ha cumplido Sus promesas con nosotros; porque no somos verdaderos musulmanes, y no merecemos Su favor. Allah Todopoderoso ha dicho:

“Allah ha prometido a los que de vosotros crean y practiquen las acciones de bien que les hará sucesores en la tierra...”

Sura de la Luz: 55

 ¿Acaso somos dignos representantes de Allah? Juro por Allah que no lo somos.

“...Y que Él les reafirmará la práctica de adoración que tienen, que es la que Él ha querido para ellos, y que cambiará su miedo por seguridad”

Sura de la Luz: 55

 ¿Acaso estamos bien establecidos en la tierra? Juro por Allah que no lo estamos.

“...y que cambiará su miedo por seguridad”

Sura de la Luz: 55

¿Vivimos en seguridad? Definitivamente, no.

 Un joven escuchó el siguiente hadiz de su sheij:

 “¡Oh, hijo mío! A cada pecado un castigo”

 Cuando transgredes los límites de Allah te llegara el castigo en tu salud, en tu familia o en tu coche; luego invocas a Allah diciendo: "Oh, Señor, he pecado, pero no me has castigado"; el joven, entonces, sintió la respuesta en su corazón: "¡Oh, siervo Mío! Te he castigado pero no te has dado cuenta; ¿No te he quitado la felicidad de suplicarme en secreto?" ¡¿No es esto suficiente castigo?! No lloras cuando haces la salah, tu corazón se ha endurecido como una piedra. Cuando recitas el Qur’an no lloras sino que te aburres, y cuando recuerdas a Allah, no sientes nada. Tu corazón está enfermo, y tienes un serio problema.

 La primera condición del éxito es tener buena relación con Allah. Tu creencia debe estar libre de dudas; tus actividades mercantiles o laborales no deben violar la shari’a. Debes arrepentirte inmediatamente de los pecados menores cuando los cometes.

“No hay pecado menor mientras se cometa insistentemente”

 Hace dos días un hombre me dijo: “Mi hija es más alta que yo, pero todavía no se pone el hiyab (velo). Este problema viene de que no hay una vigilancia apropiada dentro de la casa, y de que cuando era niña no se la educó convenientemente.

 La familia, tu negocio, las relaciones con los demás, deben estar libres de todo aquello que no satisfaga a Allah Todopoderoso.

2 - El éxito en la relación con la esposa:

 Debes tratar a tu esposa al menos de la misma forma que tratas a los demás. Enseguida que causas un daño a alguien, le pides perdón, o incluso le haces un regalo como medio de reconciliarte con él, o dices: “lo siento” cuando tratas a alguien con rudeza.

 ¿Por qué eres amable con los demás, y déspota con tu esposa? Es tu compañera de toda la vida, pero nunca le pides perdón, y te burlas de ella y de su familia, y este tipo de comportamiento hará que te odie, que no te obedezca, y que no haya amor entre tú y ella. Recuerda las palabras del Profeta de Allah –que la paz y las bendiciones de Allah sean con él:

“... Y la palabra buena es sadaqa”

 Si cualquiera de nosotros al llegar a casa le dijese a su esposa: “Que Allah te dé salud, me siento muy feliz de tenerte como esposa.” Juro por Allah que nos serviría con placer y contento.

 A menudo me llaman mujeres por teléfono para contarme sus problemas y pedirme consejo. Una de ellas me dijo en una ocasión refiriéndose a su marido: “Han pasado ocho años desde que nos casamos y nunca me ha dicho una lisonja, lo único que hace es comer, leer el periódico y echarse a dormir”. Esta mujer espera cada día más de ocho horas a que llegues a casa; ¿acaso no tiene ningún derecho sobre ti? Al menos dile una palabra agradable, o dirígela una mirada de amor, algo que le agrade.

image
 Tu relación con tu esposa es otro componente de tu éxito en la vida. También ella tiene su dignidad, y una familia como tú. ¿Por qué te enfadas cuando tu esposa dice algo en contra de tu madre, cuando tú también dice cosas en contra de su madre? Este es un acto discriminatorio; tanto tu madre como su madre cometen faltas, y ello no es óbice para que no respetes a tu esposa, a su madre y a su padre. No debes olvidar que fueron sus padres los que la cuidaron en su niñez y la educaron, lleva hiyab, tiene diploma de shari’a, no conoce malas palabras, y además de todo eso, sus padres te la entregaron para que fuera tu esposa.

 ¿Qué has dado tú a cambio? Haces daño a tu esposa y, de esta manera, perjudicas a sus padres. Tus suegros son como tus padres, y cuando tu mujer ve que los respetas, siente un gran cariño y respeto por ti. Debes permitirle visitar a su familia, de la misma forma que tú visitas a la tuya. No le digas: "No quiero que te acostumbres a eso", mientras que tú visitas a tu familia todos los días. Deja que visite a su familia al menos una vez al mes. Trata a los demás como deseas que los demás te traten a ti.

 Las casas están llenas de conflictos, y la mayoría de los hombres tienen una mala relación con sus esposas e hijos. ¿Por qué tu hija se va a su habitación cuando llegas a casa? Porque le rompiste el corazón al rechazar al pretendiente pobre, pero religioso, que pidió su mano; tú te imaginabas otro escenario, un marido rico que pudiera dar una buena dote.

 Hace dos días fui testigo de un caso similar al que acabamos de mencionar; el padre de una chica, que es médico, no permitió que se casara con un hombre maravilloso porque vivía a las afueras de Damasco. ¿Quién te crees que eres? Un fanático.

 El verdadero éxito es entrar en casa y ver como tu hogar se viste de fiesta porque has llegado; tu esposa y tus hijos te abrazan y te saludan llenos de alegría; por el contrario, el fracaso familiar es cuando la fiesta para tu familia es verte salir de casa, porque tu presencia les resulta insoportable debido a tu mal genio y a tu mal comportamiento con ellos.

 Conozco hogares que son un paraíso; hogares en los que se pronuncian palabras como: “Assalamu alaikum” y “Ahlan wa sahlan”. Cuando llega el padre, todos le besan la mano, como un signo de respeto.

 Hablo de historias reales, de historias que conozco personalmente. Hay hombres que cuando están fuera de casa, son muy amables, pero dentro se convierten en verdaderos monstruos.

“... penoso”

Sura del Hombre: 10

 Tu hijo no tiene a nadie a quién recurrir excepto a ti, ¿no es verdad? Haz que tu casa se convierta en un paraíso, y eso no tiene nada que ver con el tamaño que tenga, ni lo lujosa que sea, ni los exquisitos manjares que se coman en ella, ni la ropa de marca que compres a tus hijos. Este no es el problema, sino la falta de amor que haya en tu hogar, la relación con Allah, este es el verdadero problema.

3 - El éxito en el trabajo:

image

  Todavía tenemos que hablar de tu trabajo. Dado que eres creyente, no deberías llegar tarde al trabajo. Si eres profesor y llegas tarde a clase, el director te reprochará por ello en frente de tus alumnos, y de esta forma dejaran de respetarte. El director ha cumplido con su obligación al amonestarte por haber llegado tarde, pero ello te va a causar un grave perjuicio en tu reputación de profesor y, como consecuencia de ello, en tu relación con Allah. Hoy ya no vas a hacer la salah de dhuhur con tranquilidad, ya que estás molesto y el director te ha humillado, y ese malestar es lo que vas a transmitir a tu familia cuando llegues a casa.

 Por lo tanto, debes ser puntual, administrar bien tu tiempo y cumplir con tus obligaciones. Actuar de esta manera te producirá un gran bienestar en el trabajo, en casa, y tu honorabilidad quedará a salvo.

4 - El éxito en la salud:

 Debes vigilar lo que comes, y hacer ejercicio. Recuerda que bastaría con que comiéramos el diez por cien de lo que comemos para mantenernos vivos y en forma; el 90% restante es de lo que viven los médicos.

 ¿Sabes de qué está hecha la manteca que comes todos los días? Las técnicas de nutrición son tan avanzadas que puede utilizar los restos de la matanza, como los ojos, los cuernos, el intestino y otras partes, para hacer una manteca que te presentan como la manteca de mejor calidad.

 Deberíamos tener todos en casa un libro de dietética como guía para saber que alimentos debemos ingerir, así como sus compatibilidades. Curiosamente, te diré que los alimentos buenos y saludables no son, por lo general, caros; al contrario de los alimentos que son dañinos para la salud, que además de ser muy caros, son muy perjudiciales.

"Comer hasta saciarse debilita la inteligencia"

Narrado por at-Tabarani, de Ibn Abbas

 Debes saber lo que comes; los productos lácteos y las frutas, por ejemplo, son alimentos muy saludables. El favor de Allah para con el hombre lo vemos también en los alimentos con los que nos provee. No existe ningún lugar del mundo en el que puedas beber agua potable directamente del grifo excepto Damasco.

 Debemos establecer en nuestros hogares una forma saludable de comer; evitar el exceso de sal, así como los alimentos cancerígenos.

 Queridos hermanos, el arroz tiene 600 calorías, mientras que los frutos secos tienen 1200 calorías. A cierta edad, debes mantener tu cuerpo en forma, hacer una lista de los alimentos que puedes comer, y la de los que no debes comer; también los niños deben seguir una dieta adecuada a su edad con el fin de que crezcan sanos; y lo mismo deben hacer los padres para no engordar. Os diré que seguir nuestros hábitos alimenticios nos puede llevar a una muerte prematura.

image
 Nos estamos dejando la mitad de nuestros ingresos en medicamentos, y ello debido a nuestros hábitos alimenticios. Muchas de las enfermedades tienen su origen en ellos; comemos lo que no deberíamos comer, y eliminamos de nuestra dieta diaria los alimentos que son sanos y beneficiosos.

 Hay muchas bebidas que vienen del extranjero y que contienen sustancias que producen adicción a quienes las beben; esto hace que muchos niños, sobre todo, sean adictos a determinadas bebidas. Por ello, debéis acostumbrar a vuestros hijos a que beban zumos de frutas naturales, yogur o cualquier otra bebida natural.

 No voy a entrar en detalles con respecto a la nutrición pues es un tema muy amplio, pero os aconsejo que tengáis en casa un libro de dietética que podáis consultar para ver qué alimentos convienen más, de forma que sepáis los que son dañinos para el estómago, para el corazón y para cualquier otro órgano del cuerpo.

 Debe haber un nivel mínimo de conocimiento de higiene en todas las casas.

Conclusión

 El éxito, en esta vida no puede ser parcial; sólo se considera éxito cuando abarca la totalidad de los aspectos de la existencia humana.

 Hay gente que te dice: “he encontrado un trabajo en el extranjero, y me hacen un contrato de un año.” ¿Dónde está el chollo? Quizás vas a ganar el doble que aquí, pero vas a perder a tu esposa, y a tus hijos; un año sin padre que les cuide, pues sólo la madre no es suficiente. Quizás tu esposa cometa un acto haram durante tu ausencia. Tener éxito es tener una relación exitosa con Allah, con tu esposa, con tus hijos, con tu familia, con el trabajo y con la salud.

 Cualquier deficiencia en uno de estos elementos, afectará negativamente a los otros, y esto es una realidad clarísima.

 Si la relación con Allah no es buena, tampoco lo será en casa. El marido no respeta a su mujer, le insulta y la maltrata; ella, entonces, le responde con rudeza, y al final decide irse a casa de su familia; como resultado de esta situación, el hogar se convierte en un caos; cuando el marido va al trabajo le acompaña la angustia; los hijos han perdido a su madre; no hay comida, y la casa está sucia y descuidada. Todo ello nos afecta de tal forma que nos convertimos en personas desequilibradas emocionalmente. Esta secuencia de sucesos comienza con una mala conexión con Allah, y sigue con problemas familiares, laborales y de salud.

 Organiza bien tu tiempo y tus asuntos; anota los problemas que tengas y tratar de encontrarles una solución. Cuando tu hijo llegue tarde a casa, pregúntale la razón de ello, ya que podría estar mintiendo.

 Asegúrate de que hace la salah y de que no frecuenta lugares que le puedan perjudicar gravemente.

 Hace cincuenta años necesitabas muy poco esfuerzo para educar bien a tus hijos; en cambio, hoy, necesitas diez veces más de esfuerzo para educarlos de la misma forma, para mantener una buena relación con tu esposa, con tu trabajo, con tu salud y con tu relación con Allah.

Alabanzas a Al-lah Señor de los mundos