En el nombre de Al-lah El Misericordioso El Compasivo

Quien adore a Al-lah en tiempos de degeneración social es como emigrar en el camino de Al-lah

 

Maqil bin Iasar (R.A), dijo que el Profeta Muhammad (PyB), dijo que

“la adoración de Al-lah en tiempos de degeneración es como una migración hacia mi.”

Extraído por los Imames Muslim y Tirmidhi, de Maqil bin Iasar.


*Se refiere hacia Al-lah y Su Mensajero.

El Islam, la peregrinación y la migración borran las malas acciones anteriores a cada uno de dichos actos.
Son situaciones inigualables en las que Al-lah (Exaltado Sea), te permite limpiar tu mal pasado ya sea peregrinando, emigrando o arreglando tu situación con Él, tu Islam.
El Profeta Muhammad confirma con dicho hadiz que la adoración a Al-lah en tiempos de degeneración es como la migración por Al-lah y Su Mensajero; lo que quiere decir que la recompensa de adorar a Al-lah en tiempos la degeneración, decadencia y depravación es exactamente como la recompensa de emigrar hacia Al-lah.

Cada cosa tiene su recompensa y valor, así que estando en una sociedad de mayoría creyente en que todo es ordenado, priva la obediencia, pues donde no existen desviaciones ni bajas pasiones  resulta fácil practicar la rectitud y probidad. Cuando por el contrario, un creyente se encuentra en un lugar en que todo invita a la depravación y degeneración, y al deseo malsano pero a pesar de ello el creyente se controla, las recompensas del control son mucho mayores al de mantenerse recto estando inmerso en un ambiente social benéfico.

Por eso se relató que el Profeta Muhammad (PyB), dijo:

“Extraño a mis queridos, por lo que le preguntaron ¿Acaso no somos tus queridos? A lo que el Profeta respondió: No, vosotros sois mis compañeros, ya que mis queridos son gente que vendrá en los últimos tiempos que son pacientes y perseverantes practicando el Islam como si sostuviesen un fierro candente, y su recompensa será como setenta. Los compañeros preguntaron al Profeta Muhammad: ¿setenta de nosotros o de ellos? a lo que el Profeta Muhammad respondió: de vosotros, y los compañeros le preguntaron ¿y por qué? y el Profeta Muhammad contestó: Porque vosotros encontráis propicia la facilidad para realizar el bien, y ellos no lo encuentran.”

Relatado por Imam Tirmidhi de Anas.

Al-lah valora la dificultad de ser recto dentro de un ambiente adverso, ya que es diferente a ser recto dentro de un ambiente donde el ser recto es fácil.

La relación entre la felicidad de Al-lah y Su perfección 

El segundo punto:

“Al-lah se regocija más con el arrepentimiento de Su siervo que regresa a Él, que alguno de vosotros que habiendo estado sobre vuestra montura en el desierto, se le pierde y con ello también la comida y bebida. Desolado se recuesta bajo la sombra de un árbol y de pronto ve frente a él (su animal), su montura ( con toda la provisión); así que se lanza a sujetarla y de tanta felicidad que experimenta termina diciendo: Oh Al-lah Eres mi Siervo y yo Tu señor.”

Relatado por los Imames Al-Bujarí y Muslim de Anas bin Malik.

Al-lah es más feliz con el arrepentimiento de su siervo que aquel beduino tras encontrar su montura, y dicho ejemplo que puso el Profeta Muhammad (PyB), que habla con certeza, quiere decir que Al-lah no nos necesita, sino que por su perfección Él se regocija al ver que Le obedecemos y con ello nos acercamos a Él.
La felicidad de Al-lah es incomparable con la del ser humano, pues su felicidad se relaciona con Su perfección.
A veces hay padres fuertes y ricos que no necesitan de sus hijos, pero la misericordia paterna hace que dichos padres se regocijen con la felicidad de sus hijos.
De esto viene el significado de que Al-lah es más feliz con el arrepentimiento de su siervo que aquel beduino tras encontrar su montura.

Alejamiento de la apatía que distancia al ser humano de Al-lah 

El punto es que existen peligros que acechan al creyente arrepentido que desea acercarse a Al-lah, y uno de esos peligros es la apatía.

Pues a veces sucede que el creyente inicia una nueva etapa de su vida en arrepentimiento con mucho entusiasmo, pero desgraciadamente después de un ardiente entusiasmo pierde el ritmo de sus actos e intenciones por retornar a Al-lah hasta que cae en apatía, y por ende no nos interesa sino la prosecución del primigenio entusiasmo.

El Profeta Muhammad (PyB), dijo:

“Las obras más queridas de Al-lah son las realizadas constantemente aunque sean pocas”

Concordado, narrado por Aisha.

Debéis de hacer un programa personal para proseguir con las buenas obras después de su arrepentimiento para con Al-lah, un programa que sea realista y constante; pues puede ser que el ser humano suela acudir a las mezquitas, pero después de algún tiempo va experimentado una disminución de su entusiasmo por causa de sus pecados y entonces se ausenta de las mezquitas y cae en apatía, y vuelve a recaer a su estado anterior a su arrepentimiento como si no hubiera hecho nada, entonces dicha persona se avergüenza de su condición frente a Al-lah. 
Por lo anterior el Profeta Muhammad (PyB), dijo que:

“Las obras más queridas de Al-lah son las realizadas constantemente aunque sean pocas”


Lo mejor sería que el creyente se mantuviese entusiasmado y obediente hacia Al-lah después de haberse arrepentido de sus faltas, aunque el mantenerse en dicho estado de obedecimiento le resulta difícil.

Por ejemplo si una persona acalorada entra a una habitación con aire acondicionado, lo disfrutará unos diez minutos pero enseguida se acostumbrará al buen ambiente e incluso hasta imaginará que el efecto del aire acondicionado es débil, pero si sale de dicha habitación no aguantaría el calor, pues fue la permanencia frente al aire acondicionado lo que le provocó dicha sensación.

El ser humano a veces sufre abruptos cambios al sentir un repentino impulso de cambio interno,  y la razón de ello es que supo lo que es vivir en la desgracia de la desobediencia y alejamiento de Al-lah, pero ahora ha experimentado la agradable sensación del acercamiento a la gracia de Al-lah, entonces se acostumbrará a aquella agradable sensación y comenzará a rezar en su casa, a ser recto y a la purificación, con lo que se habrá habituado al buen efecto de su arrepentimiento frente a Al-lah.

Aquel repentino cambio positivo que acercó al creyente a Al-lah será provechoso para el creyente siempre que se mantenga obrando rectamente, pues de lo contrario habrá sido tan solo una acción aislada que se revertirá en su contra levantando un velo que lo separará de la gracia de Al-lah.

El heroísmo del ser humano es alcanzar una buena posición frente a Al-lah Exaltado Sea

De Abu Huraira (R.A.), mencionó que el Mensajero de Al-lah dijo:

“Verdaderamente el día del juicio llega un gran hombre robusto que ante Al-lah no pesa ni el peso del ala de una mosca.”

Relatado por los Imames Bujarí y Muslim de Abu Huraira.

Lo anterior significa que existe parámetros para el ser humano que no son los mismos para Al-lah, pues puede ser una persona que conforme a los parámetros de la gente tiene una gran posición por su riqueza y fuerza que pero que sin embargo dentro de las medidas del Corán no tiene ningún valor frente a Al-lah. Por eso se dice que se debe buscar una alta posición frente Al-lah.

Busca una alta posición ante Al-lah conforme a los parámetros del Corán, pues la gente en la vida mundanal puede tener una codiciada posición social,  pero carente de valor ante Al-lah, y que no llega a pesar ni el peso del ala de una mosca, por ello lo importante es buscar y lograr una gran posición ante Al-lah.

Por lo anterior

“Realmente han de volver a Nos. Y a nosotros, nos corresponde pedir cuentas.”

Sura del Envolvente

 

Alabanzas a Al-lah Señor de los mundos