En el nombre de Al-lah El Misericordioso El Compasivo

La verdadera victoria no es vencer al ego en Ramadán para que después ser derrotado por él el resto del año, sino que el verdadero triunfo es mantener esta victoria a lo largo de todo el año y en todas las circunstancias del tiempo y el espacio.

 
Es muy fácil controlar tus comportamientos durante los treinta días de Ramadán, sin embargo el éxito reside en continuar controlando esas conductas (en los demás meses).
Tu éxito no sólo controlar nuestra lengua en Ramadán; dejar de hablar mal de alguien en su ausencia, dejar de calumniar y decir falsedades, y luego soltar la rienda de la lengua después de Ramadán; decir mentiras y calumnias, sino el heroísmo verdadero es controlar las lenguas y limpiar los corazones siempre que estemos vivos.
El heroísmo no es bajar nuestras miradas de lo ilícito, y controlar nuestros deseos en Ramadán, y luego volver hacer lo que solíamos hacer antes.

 
Como hace la mujer que deshace lo que había cocido. El verdadero éxito es cuando nuestros órganos dejan de cometer el pecado tanto en Ramadán como después hasta el día del encuentro con nuestro Señor.

Alabanzas a Al-lah Señor de los mundos